10 champenoises para amantes de las burbujas

26 noviembre, 2013

En Argentina hay una alta gama de burbujas que se caracteriza por emplear el método tradicional de fermentación en botella. En esta nota, una selección de imperdibles.

Texto: Joaquín Hidalgo.
Fotos: BB Tesio.

Fuera de Europa, Argentina es el principal productor y consumidor de burbujas. Y eso se explica solo porque a los argentinos les gusta con locura la frescura chispeante de un buen espumoso. Sea para fin de año o bien, como sucede cada vez más, en cualquier situación a lo largo del año, pero siempre asociado a celebraciones.

Así, el mercado local experimenta una apertura estilística y de precios. Mientras que cada vez más espumosos ofrecen excelente relación calidad precio en la gama de los 60 a80 pesos, existe una altísima gama que se define por la sobriedad y  elegancia de sus vinos, y porque todos están elaborados por el método champenoise. Este método, también conocido como tradicional o de fermentación en botella, es el que se emplea en la región francesa de Champagne para obtener las más refinadas burbujas. El truco –todo tiene un truco– es que resulta complejo y sutil en sus variables y solo buenas casas productoras consiguen ejemplares fuera de serie. A continuación, recomendamos una selección soñada para darse un gusto en estas Fiestas (o cuando despunte el antojo de buenas burbujas).

María Reserva Brut Nature
Bodega Séptima, filial argentina de los catalanes de Codorníu, produce burbujas jóvenes y expresivas. Entre ellas, destaca María Reserva, 100% Chardonnay que tuvo un corto pero definitivo paso por roble. De ahí que resulte apenas ahumado. Una rareza que no es cara, aparte. 

Mumm Domaine Brut Nature
La casa de San Rafael ofrece este ya clásico espumoso que se distingue por su carácter frutal, por la sobriedad de su boca y su rica frescura. Corte de Chardonnay Pinot Noir que resulta perfecto para un cóctel acompañado de finger food.

Cruzat Cuvée Reserve Nature
La casa de Perdriel, Mendoza, pertenece al grupo de los nuevos productores que iniciaron su trabajo a mediados de la década pasada. Gusta especialmente su tope de gama, seco, con una mousse perfumada de frutas cítricas, ideal para comer ostras crudas apenas tocadas con amargo de angostura.

Norton Cosecha Especial Vintage 2010
Fue lanzado el año pasado, luego de pasar 18 meses sobre levaduras. Aromático y seco, destaca por su acidez vibrante y buena mousse. Por su calidad y precio competitivo, es indicado para brindis y celebraciones.

Rosell Boher Brut
Si hay una bodega que hizo bandera de la elaboración por el método tradicional, esa es Rosell Boher. De sus cuatro espumosos, el que más gusta es este Brut, de un singular carácter frutado, boca amable y llena de gratas chispas. Muy apropiado para celebrar un brindis íntimo.

Alma Negra Blanc de Blanc
Elaborado con Chardonnay de Agrelo y Tupungato, Luján de Cuyo y Valle de Uco respectivamente, este espumoso con 12 meses sobre borras ofrece intensidad aromática y paladar seco y frutal, con recuerdos levadurales. Perfecto para beber frío en tardes calurosas, es más que adecuado para honrar los brindis a lo largo de este fin de año.

Progenie I Brut Nature
Bodega Vistalba se hizo conocida por este espumoso porque, cuando llegó al mercado a mediados de la década pasada, era un fuera de serie. Y lo sigue siendo. Con una aromática diáfana y evolucionada –donde manda el mazapán– y una boca tirante y envolvente al mismo tiempo; muy adecuado para acompañar frutos de mar.

Cadus Brut Nature
Lanzado en 2012 como par de la línea tope de Nieto Senetiner, es un raro corte de Pinot Noir y Malbec con una crianza sobre borras de 18 meses. Cobrizo, recuerda a la piel de cebolla y sus aromas son refinados y frutales. Seco, es un excelente ejemplar para acompañar un tapeo de mar.

Zuccardi Blanc de Blanc Cuvée Especial
Los Zuccardi apostaron con ganas a las burbujas. Y en el tope de la bodega se encuentra este espumoso de Chardonnay, elaborado con casi cinco años de permanencia sobre borras. Único en su especie, es complejo, seco y de acidez vibrante. Para paladares entendidos.

Bohème
No hay mejor regalo que este vino y este estuche. De una sofisticación tal que es imposible no abrirlo y cerrarlo más de una vez, el cofre esconde en su interior un espumoso bien seco y de expresión atemperada, que destaca sobre todo por su trazo evolutivo. Perfecto para beber de a dos, junto con frutos secos como almendras y avellanas.

Los comentarios estan cerrados.