Bariloche aggiorna su gastronomía

14 junio, 2016

San Carlos de Bariloche se está transformando en un destino gourmet premium. Las novedades que invitan a preparar el cuchillo y tenedor.

Por • Luis Lahitte

epic-11Mejor-Plato-en-la-categoría-Postre--Bizcocho-de-chocolate-blanco,-crema-helada-de-saúco,-yogurth-y-caviar-de-frambuesas

Se trata de la referencia inevitable cuando se habla de turismo patagónico. La historia de San Carlos de Bariloche, su enclave estratégico, sus bellezas naturales y descollante hotelería la hacen un destino único en el sur del país. Sin embargo, la ciudad donde está enterrado el Perito Moreno es relativamente joven. Si bien su fundación data de 1902, como centro turístico comenzó a desarrollarse en la década de 1960. Durante esos años trabajaba con un turismo de élite dedicado a la pesca, la hípica y el ascendente esquí, deporte que vino de Europa y que nació en la glamorosa St. Moritz, ciudad hermana de Bariloche.

En los últimos cinco años Bariloche ha venido trabajando en un nicho turístico en ascenso, como es la gastronomía. Es que el turismo gastronómico es la nueva vedette, porque cada vez más gente visita destinos motivada por las cocinas locales, tal como sucede en lugares tan disímiles como Lima, Lyon o Hanoi.

La ciudad austral ha decidido poner en valor sus activos gastronómicos, como forma de traccionar a la clientela que, como los chilenos, vienen a experimentar la cocina local.

En este sentido, Bariloche cuenta con “pesos pesados” como el restaurant del hotel Llao Llao, capitaneado por Federico Domínguez Fontán y su exquisita cocina patagónica; Cassis, el restaurant de la talentosa cocinera Mariana “La China” Müller, que trabaja las carnes de caza como pocos, y El Casco, con Ana Lucía Arias en los fuegos. También hay que mencionar a Chez Philippe, Butterfly y Patacón, ilustres establecimientos en materia de restauración. No faltan parrillas como “El Boliche de Alberto”, donde mandatarios extranjeros, figuras del arte y el jet set quedan fascinados por la calidad de sus carnes.

  • Mariana "China" Muller, "alma mater" de Cassis
  • Chicos y grandes disfrutan del festival "Bariloche a la carta"
  • Martín Repetto, chef ejecutivo del hotel Radisson de Moscú, en la hostería de Puerto Blest
  • Felicitas Pizarro, la chef que supo sorprender a Jamie Oliver

Incluso Bariloche ha creado su propio festival gastronómico, “Bariloche a la Carta”, que va por su segundo año, cuyo objetivo es impulsar el crecimiento de la restauración y los productos de la región, como el chocolate, cordero, vinos (hay excelentes bodegas en Río Negro), trucha, cerveza artesanal y carnes de caza, entre otros. A tal fin, la ciudad cuenta con el empuje de Emiliano Schobert y “El Obrador”, escuela de arte culinario; Schobert es un destacado cocinero local que llegó a competir en Francia por el Bocuse D’Or, el torneo gastronómico más prestigioso a nivel mundial.

El festival también ofrece descuentos, una feria gastronómica, charlas y talleres, un circuito gourmet y un evento solidario, que este año fue a beneficio de las escuelas rurales de la región (se celebró entre el 5 y el 12 de octubre). Sin embargo, ya se rumorea que en 2016 se volverá a realizar y dará mucho más que hablar… ¡y comer!

Los comentarios estan cerrados.