Blends, la alquimia en los vinos

31 octubre, 2018
Texto Daniel Rosa

Varios son los nombres con los que podemos mencionar a la magnífica alquimia que logran los enólogos al mezclar distintas variedades de uvas para crear un vino. Las llamamos: “Blend”, “Vinos de Corte”, “Genéricos”   o “Assemblage”.

Blends1

 

Un blend no es otra cosa que la mezcla de más de una cepa en busca de un vino mejor, pudiendo contener dos o más variedades de uvas, con el objetivo es conseguir un mejor vino, único combinando las características organolépticas de cada variedad.
Un ejemplo de excelencia es el que hace Javier Collovati para la bodega Valle de la Puerta, quien junta las variedades de Malbec, Bonarda y Syrah. Esto es para su Gran Reserva Blend, que nace en la provincia de La Rioja, a unos 1000 metros sobre el nivel del mar en el Valle de Famatina.
Pero un vino de corte no es solo juntar distintos varietales: también los tenemos de una misma variedad, porque podemos cortar un varietal con más de una región vitivinícola. Tal como lo hacen en Viña Olivia, con su Olivia Cabernet Sauvignon, combinando las características que le aportan las regiones mendocinas de Medrano, Las Compuertas y Vista Flores. De esta manera, buscan un producto más complejo y redondo.


Existen varias formas más de crear vinos de corte, como haciéndolo de diferentes alturas, tomando las características de las uvas nacidas a 800 metros sobre el nivel del mar con otras que lo hacen a 2.000 metros. También se pueden cruzar vinos tintos con vinos blancos, y hasta hacer blends de distintas bodegas o distintos enólogos. ¿Lo más importante? Siempre está en la búsqueda de un vino excepcional, que apunta a un vino mejor.
Uno de los blends más maravillosos que se pueden dar es el de sensaciones, de juntar experiencias y creatividad mezclando admiraciones. Como lo hacen el enólogo y músico Marcelo Pelleriti junto al músico y sommelier Pedro Aznar, quienes comparten la misma pasión y entusiasmo por el vino y la música, dos creadores que hacen los grandes vinos “Abremundos”, como su primer vino Página 1 y la línea Octova.

 

La ley

En realidad muchos vinos de los que disfrutamos como varietales también son blends, dado que el Instituto Nacional de Vitivinicultura permite que se denomine “varietal” o “variedad única” a un vino. “Deberá contener como mínimo ochenta y cinco (85%) del vino elaborado con uvas de la variedad citada, debiendo derivar de esa variedad las características organolépticas del producto terminado, según la zona productora”, afirman desde la entidad. Es decir, si tenemos un vino Malbec, el 15% que se agregue no tiene que modificar las características de esa variedad; tiene que tener el color, aroma y sabor del Malbec.

Los comentarios estan cerrados.