Caballos Salvajes

16 mayo, 2012

En algunos casos, aceleran casi tan rápido como un Fórmula 1 y superan los 300 km/h. Son máquinas de ensueño, concebidas para la conducción deportiva pero, al mismo tiempo, adaptadas para el uso en carretera. Claro que será siempre en un circuito donde realmente se largarán a “galopar”. Estuvieron en el “Auto Show”.

Por Martín Egozcue

Los vehículos súperdeportivos suelen robarse las miradas y la atención de todo aficionado a los autos. No es para menos, ya que se trata de autos que pocas veces se ven circular por la calle y que, en algunos casos, ni siquiera se venden (ni se venderán) en el mercado argentino. En general se trata de coches “pura sangre”, habitualmente de dos puertas y en varios casos de tracción trasera. Sus motores erogan desde 300 hasta más de 500 caballos y las prestaciones pueden estar casi a la altura de un Fórmula 1. Este último es el caso del Mercedes-Benz SLS AMG, que se vende en la Argentina y es, nada menos, que el “Auto de Seguridad” que se emplea en las carreras de la máxima categoría del automovilismo mundial. En la edición anterior de Contraseñas le ofrecimos un ranking con los diez coches más impactantes del “Buenos Aires Auto Show”. Y es inevitable que, en este agrupamiento de súperdeportivos, volvamos a hablar de algunos de ellos.

El Mercedes-Benz SLS AMG es, sin duda, el más radical de todos los que se exhibieron en La Rural. No es otro que el “Alas de Gaviota” del Silgo XXI, que rinde homenaje al modelo original de la década del ’50, el 300 SL. Su precio de USD 330.000 lo convierte en un vehículo de ultra nicho. Como se apuntó, se vende en la Argentina desde mediados de 2010 y monta un motor V8 de 6.3 litros y 517 CV, con el que acelera de “0 a 100” en 3,8 segundos, con 317 km/h de máxima. Se lo anticipamos: casi como un F.1.

Catalogado como un muscle car (término norteamericano para este tipo de vehículos), el Ford Mustang Shelby fue otra de las máquinas más poderosas que pasaron por Buenos Aires. Es un modelo de culto para los fanáticos y un símbolo por excelencia de la industria automotriz estadounidense. Surgido en 1964, aún se lo fabrica. Ford mostró en La Rural una edición especial de colección (GT500 Cabrio), con un motor V8 turbo de 5.4 litros y 550 caballos, con transmisión manual de seis marchas.

El Audi R8 Spyder es otro coche pensado para divertirse en un circuito de competición más que para irse de vacaciones a la costa por la Ruta 2. Es la versión cabrio del deportivo R8 de la marca de los anillos, equipado con un motor naftero V10 de 5.2 litros y 525 caballos, con tracción integral permanente quattro. La caja puede ser manual o R tronic. El R8 Spyder está a la venta en la Argentina, a un valor superior a $ 300.000. Es, como se aprecia, otro auto muy exclusivo.

No solo el Mustang dijo presente entre los muscle cars. También se lucieron el Chevrolet Camaro y el Dodge Challenger. El primero, a diferencia de los demás, podría sumarse a la oferta de General Motors en la Argentina. La versión exhibida en La Rural, denominada SS, es la más potente de la gama, con un V8 6.2 litros de 406 caballos y caja automática-secuencial de seis marchas. Por su parte, el Challenger exhibido correspondía a la tercera generación de este modelo, lanzada en 2008 (el primitivo es de 1970). La unidad montaba un motor V8 de 5.7 litros y 372 caballos, con caja automática de cinco velocidades. No está en los planes de la marca venderlo en la Argentina.

Aunque no es el modelo más potente de Porsche, el 911 GT3 RS sí es el más deportivo de la casa alemana, ya que se trata directamente de un vehículo pensado para su utilización en circuitos, aunque homologado para transitar por la calle. Lo impulsa un motor boxer de seis cilindros, 3.8 litros y 450 caballos, con caja manual de seis marchas. Quienes visitaron el Salón de Buenos Aires recordarán su imponente presencia en el ingreso a La Rural desde el Pabellón Ocre.

Por último, muchos quedaron también maravillados con el Nissan 370Z Roadster, la versión descapotable de la copué 370Z que ya está a la venta en la Argentina con un precio de $ 315.000. Monta un impulsor naftero V6 de 3.7 litros y 333 caballos, en posición delantera. La caja es automática de siete velocidades y la tracción, como en un deportivo de raza, es trasera. Es el último de una serie de siete caballos salvajes que, simbólicamente, “galoparon” en Buenos Aires.

Los comentarios estan cerrados.