Cada vez más limpios

5 agosto, 2013

Las marcas apuntan a lo que será el cambio más importante de la industria: el uso de energías alternativas. Varias de ellas aprovecharon el salón para mostrar sus avances, modelos “verdes” que están cada vez más cerca de llegar a nuestro país.

 Por Sergio Cutuli

Hay que decirlo: Argentina no está trabajando a nivel país para fomentar el uso de energías alternativas en medios de transporte. Hoy en día, el foco a nivel gubernamental solo parece puesto en la producción y exportación de vehículos con el objetivo de batir récords aprovechando el contexto económico y la tracción de Brasil. Apenas si se ha endurecido la legislación para mejorar la seguridad a partir de 2014, pero en materia de promoción de nuevos sistemas de propulsión, nada. Así y todo, en el país ya se pueden comprar por lo menos tres modelos de vehículos híbridos, aunque claro, a precios muy poco accesibles por ser autos importados y no contar con beneficios impositivos.

Oferta acotada

El Toyota Pruis hizo gala a su nombre en latín y fue el pionero en Argentina. A poco de su lanzamiento (noviembre de 2009), el gobierno decidió una reducción de 33% para las primeras 200 unidades, cupo que se superó hace largo tiempo y nunca se amplió ni repitió la experiencia. Actualmente su precio es de US$ 60.700 (ó $ 328.990) cuando en EE.UU., por ejemplo, se comercializa a US$ 24.200. El Porsche Cayenne S Hybrid fue el segundo modelo híbrido en venderse en el país; se trata por sí de un SUV exclusivo y que en este caso implica un desembolso de $ 925.000. Recientemente se le sumó un competidor directo pero de marca generalista, el Volkswagen Touareg Hybrid a $ 830.500 y sorpresivamente (o no) las primeras diez unidades fueron vendidas en pocas horas y otras diez ya tendrían dueño antes de fin de año.

Hay mercado, sin dudas, porque hay gente con conciencia del cambio e incluso dispuesta a pagar más por esta tecnología. Es un camino que tarde o temprano todas las marcas transitarán y a nivel local ya se están viendo los primeros indicios.

Marca por marca

Nissan, por ejemplo, aprovechó el VI Salón del Automóvil de Buenos Aires para mostrar por primera vez en Argentina el Leaf, un modelo eléctrico enchufable (plug-in) desarrollado sobre la plataforma del Tiida. El Leaf recibió múltiples premios internacionales y tuvo muy buena recepción en distintos mercados donde, incluso, es comercializado como taxi. Se anticipó que a fines de 2014 ya habría cupo de unidades como para traerlo al país pero antes, claro, se debe resolver la creación de una red pública de carga. Directivos de Nissan Argentina nos confiaron que ya se iniciaron las primeras conversaciones con YPF y –quizás– en 2015 el Leaf ruede (y pueda ser recargado) en nuestras tierras.

Renault Argentina, en tanto, fue un poco más lejos. Su propio presidente, el francés Thierry Koskas, llegó al evento para la prensa en un prototipo eléctrico (el Twizy F1) y anticipó que en los próximos meses llegarán al país unidades de la versión eléctrica del Kangoo para iniciar una fase de pruebas que pueden derivar en su posible comercialización local. También expuso una unidad del compacto Zoe Z.E. (Zero Emission), el primer vehículo 100% eléctrico producido por Renault y del cual su diseñador, Dominique Marzol, dijo: “El auto eléctrico va a cambiar los hábitos. Con él emerge un nuevo orgullo en consumir menos. El estrés y la búsqueda de rendimiento se dejan atrás para dar paso a la serenidad”.

Por su lado, Ford Argentina dedicó un lugar central al Focus Electric, la versión enchufable del modelo producido en la planta de General Pacheco y próximo a ser lanzado comercialmente. Su presencia fue toda una sorpresa debido a que por el momento solo se vende en EE.UU. y hará lo propio en Europa en el transcurso de 2013. El Focus Electric tiene como particularidad que no solo es sustentable por su propiedad de cero emisiones de CO2, sino que además presenta materiales reciclados y procesos de fabricación innovadores y amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, la espuma de sus asientos está hecha en un 8% a base de soja.

En su stand, Chevrolet exhibió el Spark EV, la alternativa eléctrica del city car que se vende en Argentina. Fue prácticamente una primicia debido a que fue lanzado recientemente en EE.UU., inicialmente, solo en Oregon y California como prueba. Se destaca por ofrecer la posibilidad de ser recargado en un 80% en apenas 20 minutos ofreciendo una autonomía de 132 km.

En tanto, marcas como Citroën o Peugeot también mostraron productos que conjugan calidad, tecnología, diseño y el uso de energías alternativas en modelos de atractivo diseño como el imponente DS5 Hybrid4 y la familiar 508 RXH, que cuenta con cuatro ruedas motrices, 200 cv y motorización HYbrid4 con opción de funcionamiento 100% eléctrico. A ambas marcas francesas –como a tantas otras– les seduce la posibilidad de incorporar estos productos a sus portfolios y en algún momento, inclusive, sus directivos hasta habían anunciado traerlos (Peugeot quería sumar el 3008 Hybrid4), pero les resultó inviable y en el corto plazo no habrá novedades.

Está claro que propuestas concretas hay y muchas, pero para que se hagan realidad se precisan políticas conjuntas entre gobierno y automotrices. Es la única manera de que entre todos el cambio sea posible y aceleremos hacia el futuro de un mundo menos contaminado y sustentable.

Los comentarios estan cerrados.