Cada vez que llovió

10 octubre, 2013

Perramus es una firma insignia en el rubro de impermeables. Desde 2005 abrió siete locales propios y también franquicias. Una empresa que se apropió de sus fortalezas y trabajó para comunicarlas.

Texto: Marysol Antón.

Su nombre inevitablemente refiere a impermeables y abrigos, aunque hoy su propuesta es mucho más amplia. Pero claro, sus inicios fueron tan fuertes que aún en la actualidad siguen dejando su impronta. Así, en el mundo de Perramus la calidad (en la confección y en los géneros) se mantiene desde hace años, al igual que las ganas de apostar por una industria nacional. Diego Meischenguiser, nieto del fundador, le imprimió a la firma nuevos aires, ampliando las colecciones, aggiornando la comunicación y desarrollando el alcance de la marca con nuevos locales.

-¿Cuándo y por qué decidieron transformar la imagen de la marca?
-En 2005, después de haber generado un amplio desarrollo quisimos darle más visibilidad a la firma. Para eso, primero reformamos el tradicional local de Sarmiento y Maipú. Ese fue el puntapié de expansión que hoy se nota en el mercado.  Fue un plan a largo plazo para transformar a Perramus no solo en una especialista en abrigos, sino en una marca de total look. Como parte del movimiento en estos ocho años abrimos siete locales exclusivos, cinco franquicias y estamos presentes en todo el país en tiendas multimarcas.

-¿Cómo impactaron las aperturas en la firma?
-Potenciaron las ventas en general y la producción. A su vez, cada vez que abrimos una nueva tienda eso favoreció el movimiento en las otras, incluso en las franquicias y en los multimarcas. Solo en abrigos, en 2005 vendíamos 10 mil prendas por temporada, hoy estamos llegando a las 100 mil. Estamos en un círculo virtuoso, porque al crecer la escala crece también la posibilidad de diseñar más modelos, ya que el volumen nos respalda.

-Teniendo locales propios, ¿por qué apuestan a la franquicia?
-Considero que es una palanca importante de expansión para las marcas, es un buen camino para tener en cada punto de venta un operador profesional. Es un crecimiento más rápido y mejor llevado, sobre todo en el interior del país.

-Son muchos cambios, ¿cómo se organizaron para comunicarlos?
-Desde 2005 hicimos catálogos de productos, que no solo transmiten la esencia, sino también toda la propuesta comercial. Es una herramienta que te permite mostrar todo, no solo la campaña. A su vez, en los locales, hay presencia de todo el look gracias a un mayor espacio físico. Cuando estás en las tiendas te das cuenta de que vienen todas las generaciones a comprar o llegan en pareja, eso me pone contento.

-¿Y también están desarrollando la línea de chicos?
-Sí, Perramus Kids, que crecerá con la inauguración de la nueva planta. La actual tiene 800 metros cuadrados y nos ampliaremos a una de 3.000, es una pauta para incrementar la capacidad productiva. Entre la compra del inmueble, la remodelación de los 2.000 metros cuadrados que ya tiene el edificio y la construcción de 1.000 más, haremos una inversión total de 12 millones de pesos. La inauguración será en estos días. El 80% de la capacidad productiva estará destinada a Perramus, y el otro 20% se destinará a otras marcas de indumentaria, tanto nacionales como internacionales.

-Están totalmente identificados con los impermeables. ¿En qué los beneficia y en qué los perjudica?
-Sabemos que somos líderes en el rubro de abrigos. En los locales vendemos más prendas de abrigo que camisas, ecuación que se da a la inversa en otras marcas de indumentaria. Entonces, el beneficio es que estamos aliados y liderando un rubro y una categoría en la que somos rentables y eficientes, y eso es pura fortaleza. La debilidad es que estamos atados al factor climático.

En verano también
Las colecciones de Perramus también se usan en los meses cálidos. Por eso, la propuesta para esta primavera y este verano incluye camperas y chalecos ultra livianos, en colores claros y cálidos. Obviamente, también hay todo tipo de accesorio para la lluvia: botas de goma, paraguas y sombreros.

Con un toque naif, la colección se viste de tonos pasteles como el verde agua y el violáceo. Y aquellas osadas podrán encontrar en los metalizados un aliado. Para ellos, las línea Náutica y las de outwear: Business, Casual y Weekend.

Informes: www.perramus.com.ar

 

Los comentarios estan cerrados.