Cappadocia, bucólica e irreal

25 julio, 2014

Sobrevolar en globo paisajes milenarios y dormir en cuevas de lujo es la propuesta de un lugar maravilloso, fruto de una formación geológica única en el mundo.

por Daniela Dini

Cappadocia es lo más parecido a un paisaje lunar, pero en la tierra. Es una región histórica de Anatolia Central, en Turquía, que abarca partes de las provincias de Kayseri, Aksaray, Niğde y Nevşehir. Su particular geografía se caracteriza por tener una formación geológica única en el mundo, que fue modelada a través de miles de años por las lluvias y los vientos gracias a la
composición particular del terreno, a base de lava entre montañas volcánicas –inactivas desde hace dos millones de años–. ¿El resultado? Un maravilloso e imperdible lugar.
Cappadocia ocupa unos cincuenta kilómetros de diámetro de infinidad de valles, cañones, colinas y algunas de las más extrañas formaciones rocosas del planeta. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y tiene la historia de la humanidad grabada en su paisaje: fue habitada durante miles de años por distintas civilizaciones que esculpieron en la roca sus viviendas, creando verdaderas ciudades subterráneas. Hoy no solo siguen en pie, sino que se puede dormir en hoteles de lujo íntegramente cavados dentro de las montañas, además de adentrarse en las profundidades, llegando a 50 metros bajo tierra, para conocer cómo vivían aquellas antiguas poblaciones.

Magia en tierra o desde las alturas

Justo al amanecer, el paisaje se puede admirar desde el aire sobrevolando en globo el lugar. Esta es una de las actividades que están en la lista obligada de cualquier viajero que visite Turquía.
Cappadocia es mundialmente conocido como uno de los mejores lugares para volar en globo aerostático, pasando entre las famosas chimeneas de hadas y los barrancos ondulares que son parte del bucólico escenario. En la zona, Goreme es un verdadero museo a cielo abierto, donde se pueden apreciar las iglesias mejor conservadas de esta región, que fue un epicentro importante para los pueblos cristianos que construyeron sus templos en la roca y grabaron frescos siguiendo la línea del arte bizantino, que aún hoy pueden apreciarse.

También se puede experimentar el lugar tal como lo hacían los primeros exploradores europeos o los nómades escitas a caballo, a través de los valles y las sendas. De hecho, es algo que forma parte de su historia: se cree que el nombre Cappadocia proviene del vocablo Katpadukya, o Tierra de bellos caballos.
Cappadocia Cave Suites: www.cappadociacavesuites.com

Los comentarios estan cerrados.