Ceará: ¡Viva essa alegria!

6 enero, 2016

Texto: Agustina Seeber

Fotos: Embajada de Brasil / Charly V Real

Al nordeste de Brasil, Ceará es sinónimo de desayunos frutales, de hamacas paraguayas, de una brisa que alivia el calor tropical, de las sonrisas de su gente y de playas de aires caribeños. Palmeras que salpican arenas finas y claras, un turbulento mar turquesa, manglares y morros dibujan un escenario donde no faltan atractivos turísticos. Muchos encontraron en estas aguas las olas ideales para practicar windsurf y kitesurf. Por eso, no es raro levantar la vista y encontrarse con un horizonte plagado de velas coloridas.

Fortaleza, ciudad sede da alegria

Capital de Ceará, Fortaleza sí que sabe dar la bienvenida. Y para comprobarlo, hay que caminarla. Se empieza por la Avenida Beira Mar, una peatonal que bordea 4 km de costa con un amplio espacio para el running y el ciclismo, donde rigen escuelitas de stand up paddle y vendedores ofrecen refrescantes caipirinhas y agua de coco.

Las principales playas que acompaña esta avenida son Iracema, en la zona céntrica; Meireles, donde todas las noches se despierta la Feria de Artesanos en la que se puede conseguir las mejores castañas de cajú; y por último Mucuripe, donde está la estatua de Iracema, personaje que encarna la cautivante historia de Ceará, tierra desértica —“Ceará” proviene de “Sahara”— que fue colonizada por portugueses. Unos pasos adelante hay que hacer una parada en el Mercado dos Peixes para degustar camarones, frutos de mar y bocados preparados allí mismo.

Los pescados son de los más frescos, ya que ahí nomás se encuentra el Puerto. No solo allí, en muchas de las playas se pueden observar las jangadas (típicas embarcaciones pesqueras), así como hombres pescando con red en la orilla. Esta actividad le da una impronta gastronómica al destino, que se destaca con platos tradicionales como el baião de dois y la peixada.

Luego se puede seguir a Praia do Futuro, un megaproyecto frustrado, que por partes no es más que tierra desolada, hasta que se hacen presentes las barracas, complejos privados, entre ellos, Crocobeach, donde se puede disfrutar un día de sol con todas las comodidades. Los jueves se suele celebrar las cangrejadas, un ritual culinario para no perderse.

Por otro lado, Fortaleza cuenta con un importante circuito cultural, histórico y religioso, y un gran polo de compras: centros comerciales con estructuras de open mall reciben a los amantes del buen shopping, y el Mercado Central es una cita obligada para aquellos que quieran llevarse pareos, trajes de baño, ojotas, artesanías locales y productos regionales.

Fortaleza también es vida nocturna. La Beira Mar está repleta de bares y restaurants, como Coco Bambu Frutos do Mar donde se puede probar una exquisita cocina local. Asimismo, hay que asegurarse un lunes en esta ciudad, para visitar el bar temático Pirata y vivir, al ritmo del axé y del forró, “a 2ª feira mais louca do mundo”.

Diversión y felicidad

Si hay algo que caracteriza los paisajes de Ceará son sus dunas. Vale la pena viajar a Cumbuco, a 38 km de Fortaleza para disfrutar un emocionante paseo en buggy, que promete un recorrido por toboganes de arena a pura adrenalina y una parada para hacer skibunda.

También hay que llegar a Canoa Quebrada, un paraíso hippie a dos horas de la capital, para pasar al menos un día. ¿El agregado? Sus acantilados de color ladrillo y los arrecifes que se hacen visibles cuando la marea baja.

La excursión en buggy permite observar desde distintos ángulos manglares, el contraste de las tejas naranjas con el azul vibrante del agua y del cielo, molinos, piletas naturales y hasta un oasis. El trayecto contempla puntos estratégicos para tomar fotografías y un stop para animarse a la tirolesa.

Canoa Quebrada es un pueblo que guarda historias, secretos esotéricos y romances. Es conocido por el símbolo de la luna creciente y la estrella; por su calle principal Broadway; y por sus playas que cuentan con paradores donde, dicen, la energía es especial y el mar rejuvenece. Uno de los recomendados es Bom Motivo.

Si faltaba más, en Aquiraz, a 25 km de Fortaleza, hay que visitar Beach Park, uno de los parques acuáticos más importantes de Latinoamérica. Y no es para menos, tiene el tobogán más alto del mundo: el “Insano”, de 41 metros de altura. Este y muchos juegos más garantizan la diversión de chicos y grandes.

DATOS ÚTILES

DÓNDE ALOJARSE

FORTALEZA. Gran Marquise: el cinco estrellas por excelencia. www.granmarquise.com.br. Marina Park: www.marinaparkrs.com.br. Luzeiros: www.luzeirosfortaleza.com.br

CUMBUCO. Vila Galé, un all inclusive para toda la familia. www.vilagale.com

AQUIRAZ. Carmel Charme Resort: hotel boutique ideal para parejas. www.carmelcharme.com.brBeach Park: el complejo dispone de hoteles dentro del parque. www.beachpark.com.br

CÓMO LLEGAR

LAN ofrece vuelos diarios a Sao Paulo y TAM conecta con Fortaleza.

PARA MÁS INFORMACIÓN

Comité Visite Brasil – Embajada del Brasil en Buenos Aires
Cerrito 1350, Entrepiso, Buenos Aires
Tel.: 5246-7422
E-mail: turismo.buenosaires@itamaraty.gov.br
Web: www.buenosaires.itamaraty.gov.br / www.visitbrasil.com

Los comentarios estan cerrados.