Chic Estocolmo

26 abril, 2013

La capital de Suecia, construida sobre catorce islas en la desembocadura del lago Mälaren en el Mar Báltico, es reconocida como una metrópolis de diseño en el sentido más amplio del término.

Texto: Luisa Zuberbuhler.
Fotos: Camilo Aldao.

La riqueza histórica y cultural de esta dinámica capital escandinava se combina con la alegría de vivir de sus habitantes y es difícil no enamorarse de esta ciudad con museos, palacios, parques e infinidad de tiendas y boutiques. En el centro, Gamla Stan, La Ciudad Vieja en sueco, y Riddarholmen son dos islas que forman una de las ciudades medievales más grandes y mejor preservadas de Europa. Sus callejuelas repletas de bares y restaurantes se recorren a pie. Si brilla el sol se impone almorzar en la plaza Stortorget, rodeada de elegantes edificios entre los que sobresale el antiguo Palacio de la Bolsa, que funciona en la planta baja ya que el primer piso está ocupado por la Real Academia Sueca que anualmente elije al Premio Nobel de Literatura.

Las áreas de compras en Estocolmo son tres: el centro de la ciudad o City, Östermalm y Södermalm. Con poco tiempo recomiendo la calle Hamngatan y sus alrededores, donde además de boutiques hay tiendas por departamentos entre los que sobresalen el NK o Nordiska Kompaniet ofreciendo diseño sueco e internacional. Åhléns y PUB están a pocos metros y hay un Zara en la misma calle. La Calle de la Reina o Drottninggatan, que cruza el centro, está llena de pequeñas tiendas especializadas en mil cosas diferentes. Y la Designtorget, en la plaza Sergelstorg, es famosa por sus exclusivos objetos para la casa, creados por diseñadores nórdicos. También en Drottninggatan hay un H&M en cada esquina, junto a tiendas de ropa como Mango y New Yorker, de electrónica en Tekniskamagasinet y deportes en Intersport o Stadium, además de la zapatería DinSko.

El lujo y las grandes marcas internacionales están en Östermalm. Y Södermalm, además de productos verdes y ecológicos, ofrece una original combinación de diseño, ropa nueva y de segunda mano en un ambiente relajado y distendido.

Dos imperdibles: el manjaresco Smorgasbord, buffet frío y caliente de exquisiteces nórdicas de antología del restaurant “La Veranda” en el Grand Hôtel Stockholm. Y el Vasa Museet, asombroso museo que exhibe un enorme galeón de guerra que se hundió el mismo día de su botadura. Este museo está en la isla de Djurgården: lo mejor es llegar en barco y de paso hacer el tour náutico por el archipiélago y los canales interiores de la ciudad, observando el contraste entre los barrios antiguos y las deslumbrantes construcciones modernas.

Grand Hotel Stockholm: refinado y muy bien ubicado. Se consiguen mejores tarifas desde Buenos Aires. Tel. 468 4129-0010, sales.buenosaires@lhw-offices.com

Los comentarios estan cerrados.