Colorado Enzo

6 junio, 2017
Por Flavia Tomaello

Ferrari es estilo por donde se lo busque. Fue don Enzo quien encontró en Maranello el tono adecuado para su emporio.

APERTURA-150014

Por las rutas circulares del norte de Italia, Maranello no se descubre en los paneles de tránsito. Se trata de un pueblo diminuto de la Emilia-Romagna que tiene sus orígenes en la Edad de Bronce. Un gran antecedente para su futuro “fierrero”.
Via Gardini fue construida en 1766 para desarrollar la región. Fue a su pie donde centurias después Enzo Ferrari decidió instaurar uno de los museos automovilísticos más famosos del mundo.
Ferrari nació en 1930 de la mano de un préstamo otorgado por el banco local Santo Geminiano y Santo Próspero. Se instaló en la ciudad que comparte su fama con el aceto balsámico, Módena, pero debió mudarse en plena Segunda Guerra Mundial para eludir los bombardeos. Fue Maranello el paisaje que inspiró los modelos de la escudería más famosa de todos los tiempos.

OK-Ferrari-SF15-T

El Museo Ferrari es, por su disposición, variedad y conservación, de los más gratos de visitar. Cada una de sus salas es una verdadera maravilla: automóviles de carrera emblemáticos, incluyendo el 166 F2 con el que Juan Manuel Fangio corrió entre 1949 y 1951.
Tambiénestán “Ferrari en el cine”, la sala de los trofeos, indumentaria de los pilotos, un paso a paso de los accidentes históricos, el test drive a bordo de los simuladores profesionales y el store con más de 650 m2, diseñado por Iosa Ghini Studio.
Irse de Maranello sin conducir una Ferrari puede ser un error impagable. “Push Start” a metros del museo permite hacerlo, casi como si don Enzo soplara en el oído su “forza” Ferrari.

Amalgam-F1-Spread

Los comentarios estan cerrados.