Creadores de Inteligencia Móvil

20 abril, 2012

Motorola está en el mercado de la telefonía celular desde sus inicios y siempre estuvo entre las marcas líderes. Diego Rosenthal, su country manager en Argentina y Chile, nos cuenta el futuro de este sector que no deja de sorprender.

Por Marysol Antón

La M inicial de su nombre es reconocida en el mundo entero como sinónimo de telefonía celular. Es que Motorola ha acompañado la evolución de ese mercado desde antes de que los usuarios pudiéramos soñar con un presente como el que vivimos. Con presencia en el país desde 1958 y con una subsidiaria propia desde 1993, esta firma tiene su historia ligada a estos suelos y planea seguir ampliándose en el área de los smartphones.  Diego Rosenthal, country manager de la compañía en Argentina y Chile desde hace algo más de un año, es quien lidera esta empresa en un momento de plena expansión tecnológica.

– ¿Cómo se encuentra en este momento de tanta aceleración?

– Iniciamos la telefonía celular y la velocidad nos sorprende incluso a nosotros. La industria tecnológica en general es dinámica. Si comparamos lo que teníamos cinco años atrás con los teléfonos de hoy, claramente son infinitamente superiores. En aquel momento la mejor PC no tenía la capacidad de un celular actual. Ya tomamos cosas como naturales que antes ni las pensábamos, como un adolescente que está comprándose una campera y se la muestra por video a otro desde el probador para que lo ayude a decidirse, y tan solo con un equipo móvil.

– ¿Cómo se lleva con la tecnología? ¿Al probar los lanzamientos, se vuelve adicto?

– No me considero adicto. Si me encanta la tecnología, toda la vida me gustó. Reconozco que vivo con el celular encima y que no se apaga ni siquiera a la noche, sobre todo en esta posición que tengo ahora en la que actuás con todo el mundo. Quizás a las 12 am me llaman desde Asia. Creo que la relación con los equipos y sus aplicaciones pasa por una disciplina de cómo manejarlos. La tecnología nos hace la vida más fácil, nosotros tenemos que administrar bien esos beneficios.

– ¿Cuáles son los planes de Motorola para este año?

– Apuntamos al mercado de los smartphones, a posicionarnos como líderes indiscutidos. Es algo que seguimos atendiendo y desarrollando con Android que es el sistema operativo más vendido y que sigue creciendo día a día (según el vicepresidente de ingeniería de Google, Andy Rubin, ya hay 300 millones de teléfonos con este programa en todo el mundo y los datos de activación hablan de 850.000 terminales más cada día). Además, está el mercado de la movilidad más la interacción con los mails y las redes sociales y el de las tablets que se está consolidando y progresando. También estamos desarrollando materiales de calidad, como el Kevlar que es incluso a prueba de balas, y demostramos que funciona muy bien. Por otro lado, generamos servicios para televisión por cable e Internet. Contar con movilidad y servicios hoy es fundamental.

– ¿Cómo está el área latinoamericana en cuanto a consumo?

– Hoy hay que entender lo que la gente necesita y adelantarse. En América Latina están creciendo -y mucho- las compras, más que en otras regiones. Esto se da por razones sociales, económicas y de mercado. En este contexto, Argentina posee uno de los más importantes porcentajes de ventas. Más allá de la evolución del consumo, Motorola tiene una fuerte presencia en la industria. Apostamos siempre al país. Tenemos distintas gamas de equipos y poseemos el porcentaje más alto de equipos con Android vendidos.

– ¿Qué otras actividades tienen en Argentina?

– Desde 2000 tenemos un Centro de Desarrollo de Software en Córdoba, desde allí desarrollamos prestaciones para el mundo entero. Estamos enfocados en productos de home como la televisión por cable e Internet. Además, hoy casi el 100% de nuestros teléfonos se hacen en Tierra del Fuego. También tenemos un centro de transacciones para la región.

– ¿Cómo logra equilibrar tantas acciones con su vida familiar?

– La empresa es parte de mi vida. Tengo dos hijos, uno de 10 y otro de 14 que van creciendo junto a mi desarrollo en la firma. Cuando entré a trabajar acá el mayor tenía un año, así que no me conocen en otra actividad. Si bien es un área entretenida y desafiante, que genera adrenalina y te impulsa a estar aprendiendo permanentemente, me hago el tiempo para llevar a los chicos al colegio, a rugby. Mi trabajo no es un suplicio y mi familia es mi apoyo, me entiende.

Activo, atento y con un gran caudal de planes e ideas, Diego Rosenthal es un ejemplo de ejecutivo que ha logrado adaptarse equilibradamente a los nuevos paradigmas empresarios y tecnológicos.

Los comentarios estan cerrados.