De aceite, vasijas y almazaras

19 diciembre, 2013

Estas son algunas de las marcas con más presencia en el mercado del aceite de oliva local.

Texto: Luis Lahitte.

Existen pocos productos tan nobles y antiguos como el aceite de oliva, fruto de árboles añejos como los que crecen al pie del santuario de Apolo, en Delfos, o como los que inmortalizó Van Gogh en Arles, hijos de su bienamada Provenza. El aceite de oliva, amparado por la sombra de los milenios, ha servido como aderezo, medicamento, objeto religioso y moneda de cambio.

En la Argentina, tierra nueva pero poblada en buena parte por descendientes de europeos que han sabido conservar el gusto por la tradición culinaria, se está gestando un fenómeno alrededor del aceite de oliva, sector en franca expansión, lo que redunda en beneficio de los consumidores gracias a la ascendente cantidad de marcas. ¿Cuáles son algunas de las más destacadas?

La Toscana

Hace 20 años que La Toscana viene elaborando aceite de oliva extra virgen en el Valle Central de La Rioja, a498 metros sobre el nivel del mar. Para ello destina más de400 hectáreas propias al cultivo de distintas variedades de olivos, junto a una moderna planta industrial equipada con tecnología de última generación. La variedad de aceituna más común empleada en la factura del aceite es la Arbequina y la síntesis es un aderezo de suave aroma frutado y sabor levemente picante. Pero La Toscana ha sido pionera en los aceites saborizados naturalmente, algo novedoso en el mercado argentino. Por ejemplo, la casa ofrece aceites saborizados con ají picante, ajo, albahaca, orégano y romero, ideales para usar como condimento o emplear en la cocina.

Yancanelo

Es la principal aceitera de Mendoza y hace más de 70 años que elabora aceite de oliva extra virgen en su típica lata redonda que la hace fácilmente identificable. El aceite se obtiene de frutos sanos con maduración media. Yancanelo es un coupage (mezcla de variedades realizada posterior a la obtención del aceite) característico de aceitunas de los valles de San Rafael, provincia de Mendoza (involucra al menos seis variedades). Presenta un frutado fresco y fragante que refiere a frutos verdes, notas a hierba fresca de mediana intensidad, con leve sabor amargo y destellos a frutas secas (almendra, nuez), además de un dejo picante. La apreciación final es de un producto equilibrado, aromático y agradable, con amable amargor y sostenido picante que afirma la personalidad del producto.

 

Mondoliva.com

Si bien no es una marca en sí, es el único sitio web especializado en aceite de oliva de la Argentina que entrega puerta a puerta en todo el país. Allí se encuentran las mejor selecciones, ya que Alfredo Tanús, propietario y conocedor en la materia, viaja de dos a tres veces por año a las zonas productoras y prueba los aceites in situ. Hacen tres búsquedas de aceite de oliva al año (marzo, julio y noviembre). La primera es una selección de los aceites de la cosecha nueva, la segunda es de varietales y la tercera es temática (por autor, bodega, región…), y las tres se combinan en la suscripción anual, ya que Mondoliva.com trabaja con un sistema de membresía. Además, alrededor de Mondoliva.com se construyó un conjunto de productos de excelencia cuyo hilo conductor es la Cuenca del Mediterráneo.

Junto a las mencionadas, otras marcas que están teniendo un buen desempeño son la mendocina Familia Zuccardi, que hace ya un tiempo se dedica a la producción de aceite de oliva de primerísima calidad, como los varietales Frantoio, Manzanilla y Arauco, elaborados bajo la batuta de Miguel Zuccardi. Otra aceitera boutique que está haciendo las cosas bien es la uruguaya Familia Longo, cuyos olivares de Nueva Palmira brindan Arbequina, Manzanilla y Coratina que procesan en una pequeña y moderna almazara. De hecho, la Familia Longo ha empezado a cosechar premios internacionales por la calidad de sus aceites.

Otra de las novedades en la materia es el desarrollo que está llevando a cabo Altos de Tinogasta, una finca en Catamarca de400 hectáreas cuyo modelo de negocios permite a inversores pequeños y medianos ser parte de un emprendimiento de gran escala, cumplir con el sueño de tener un viñedo propio y ser dueños de una parte proporcional de la fábrica de aceite de oliva recientemente inaugurada. Nada mal para darse el gusto de disfrutar de un verdadero descanso rural y, de paso, realizar una inversión inmobiliaria.

Los comentarios estan cerrados.