De Nueva York a Buenos Aires

8 mayo, 2018

Naren Young, uno de los bartenders más reconocidos, trajo a Buenos Aires un pop-up de su famosa vermutería de Manhattan.

DSC_4689

En medio de Palermo -más precisamente en la calle Humboldt al 1400- un pedacito de Nueva York, de Manhattan y de la mejor coctelería del mundo late al ritmo de los curiosos que se asoman a ver qué hay detrás de las enormes puertas de madera.
Naren Young, uno de los bartenders más reconocidos y dueño de la vermutería Dante de Nueva York, llegó a Buenos Aires para inaugurar el primer pop-up de su marca en pleno barrio porteño. El spot, elegido por Young y Campari, fue Salón Berlín: una barbería y peluquería tradicional palermitana en donde los espejos antiguos, los sillones de barbero y el filete argentino son los protagonistas.
La modalidad de negocios pop-up, que ha tenido un gran crecimiento en el último tiempo, intenta que bares, restaurantes o negocios dejen de tener un lugar fijo y se transformen en itinerantes. De esta manera, pueden deambular por diferentes lugares, presentar cartas alternativas, transformar la escenografía -o como en este caso, adaptarse a ella- y generar propuestas únicas. Una vez terminada la intervención, el bar se cierra, las barras se levantan, las botellas se guardan y el espacio vuelve a ser lo que era antes -en esta ocasión, una barbería-.
Allí, detrás de la sala de peluquería, se instaló la barra de mármol que deleitó a los visitantes con diferentes tipos de tragos, teniendo como protagonistas a los vermuts. Durante la inauguración, Naren Young presentó -por una semana- una extensa carta para todos los gustos: desde tragos combinados con frutas como sandías y frutillas, hasta el clásico Negroni reversionado cuatro o cinco maneras diferentes.

DSC_4521

El propio Young se define como un “Negroni geek”. Su carrera comenzó a los quince años en un restaurante de Sydney, Australia -su tierra natal- pero recorrió varias ciudades del mundo gracias a sus habilidades y su curiosidad por la coctelería. Actualmente, tiene su propio paraíso en el bar Dante, en el lado oeste de Manhattan. Antes de que Young lo adoptara, en este espacio reinaba el olor a café espresso y las voces de los inmigrantes italianos que estaban residiendo en la gran manzana. Young lo reabrió y lo transformó en una de las barras más importantes del mundo.
En su visita a la Argentina, Naren Young no solo estuvo detrás de la improvisada barra en Palermo, sino también visitó Córdoba y Rosario donde ofreció una master class a los bartenders locales y fue guest de los bares Chinchibira (Rosario) y Apartamento (Córdoba).

Los comentarios estan cerrados.