De París a Honfleur & Deauville

4 octubre, 2013

Una escapada al corazón de Normandía parando en dos ciudades tan dispares como encantadoras. La primera, informal y romántica, es famosa por su colorido puerto. La segunda, ultra sofisticada y elegante, propone playa, casino, golf y polo de alta gama.

Texto: Luisa Zuberbuhler
Fotos: Camilo Aldao.

La Chaumiere, un refinado hotel en las afueras de Honfleur de solo nueve habitaciones atendido por su dueña, la simpatiquísima Marie Pier Boelen, es la primera etapa de este periplo. Cada cuarto está decorado en forma individual y estilo contemporáneo, la mayoría con extrema simplicidad, salvo los que tienen una excéntrica bañadera Aquamass “cromo terapéutica”, que se ilumina y cambia de colores en el centro de la habitación. El joven chef Fabien Neillo propone una manjaresca carta con acento en la típica cocina local en el imperdible restaurant Vue Mer. Un placer almorzar al aire libre o cenar frente a la chimenea después de un día recorriendo el fascinante Vieux Bassin o puerto antiguo de Honfleur, donde atracan modernos veleros y coloridas barcas de pescadores. El campanario aislado, la iglesia de Sainte Catherine y las casas que los rodean forman un conjunto arquitectónico de singular belleza, tentación permanente para pintores y fanáticos de la fotografía.

La segunda etapa, Deauville, sorprende por la elegancia de sus puntos claves: la Place Morny y la costanera o Promenade des Planches. Allí dos edificios se destacan del conjunto de mansiones veraniegas: el Casino y el Hôtel Le Royal Barrière, construido en el esplendor de la Belle Époque, cuando Deauville era un imán para la riqueza europea. Hoy sus 253 habitaciones, aggiornadas por el decorador francés Jacques García, proponen una estadía de lujo frente a la famosa playa de arena de 2 kilómetros de largo. Amabilísimos los conserjes y Laurent Roussin, el director general de este hotel que cultiva como pocos el arte de mimar a sus huéspedes. Imperdibles los principescos desayunos en el Côté Royal y en l’Etrier, una de las mejores mesas de Normandía, el chef Eric Provost nos sorprendió con su cocina original y sofisticada.

Deauville y Honfleur están casi pegadas y Trouville, famoso lugar de veraneo desde 1830, está en el medio. En Honfleur se impone vagar a pie por sus callecitas repletas de boutiques. A Deauville se la puede recorrer también en bici o en un mini trencito que sale del centro.

Esté atento al tema de los mercados, generalmente los sábados a la mañana en Honfleur, los viernes y sábados en Deauville y los domingos en Trouville. Además de frutas, verduras, pescados y mariscos venden ropa y todo tipo de objetos a precios ultra accesibles sabiendo regatear.

En Deauville, aparte de playa, golf, casino y shopping de lujo, hay un festival de cine todos los años y una excelente temporada de polo con los mejores jugadores argentinos de alto hándicap.

Recorrer la pintoresca campiña normanda es un programón en sí mismo. Nosotros nos copamos con el tema del desembarco en Normandía y fuimos hasta Arromanches, punto clave del famoso Día D. El Mont Saint-Michel queda un poco lejos, pero si no lo conoce, vale la pena el esfuerzo de manejar190 kilómetrospara ver esta maravilla construida sobre un peñón de roca.

 

La Chaumière. Ubicado en la Route du Littoral que une Honfleur con Deauville, +33 (0)2 31 81 63 20 contact@hotel-chaumiere.fr

Le Royal Barrière. Desde Buenos aires: 4129-0010, sales.buenosaires@lhw-offices.com.  Este miembro de The Leading Hotels of The World ofrece talasoterapia, tenis, bicis y dos canchas de golf con espectaculares vistas del mar: la Rouge et Blanc, 18 hoyos, 5951 metros, par 71 y la Bleu, 9 hoyos, 3035 metros, par 36.

Día D. En Arromanches Les Bains se ven los vestigios del puerto artificial que se armó en un solo día y fue clave para el famoso desembarco. Además del Museo hay un imperdible cine circular. Recomiendo almorzar en la brasserie del Hôtel de Normandie, frente a la playa. También hay un mega museo, Le Memorial de Caen, a5 kilómetros del centro de esta ciudad, pero se necesita todo un día para verlo bien.

Los comentarios estan cerrados.