Desafíos en la nieve

23 junio, 2012

Llega el invierno y las pistas cubiertas de nieve ya están esperando.

Instr. Silvina Tenenbaum
Directora de la Sede San Isidro

La sensación de libertad, la  posibilidad de superarse un poco más y de conquistar la excelencia,  resurgen cada vez que nos ponemos los esquíes o subimos a la tabla de snowboard.

Si practicás alguno de estos deportes, ya habrás notado que ante situaciones de grandes desafíos, como puede ser una competencia, dar un salto sobre la tabla de snowboard, o simplemente bajar a toda velocidad por la montaña sobre los esquíes, el corazón se acelera, la respiración se agita y la adrenalina irrumpe en el torrente sanguíneo provocando palpitaciones y sudoración.

Para superar los desafíos de las pistas, administrar el miedo y que este no anule la capacidad de reaccionar rápidamente y con precisión es importante desarrollar varias capacidades:

Concentración: su incremento permite estar más atento al terreno y anticipar los movimientos adecuados, así como concentrarse en las regiones del cuerpo que están más exigidas.

Conciencia corporal: otorga mayor precisión a los movimientos, conciencia de los pasajes de peso y de los puntos de apoyo sobre las tablas. Además, acelera el aprendizaje de cualquier técnica y permite aprender a administrar la fuerza, evitando el cansancio y la saturación muscular.

Fuerza, la flexibilidad y el sentido de equilibro: son cualidades necesarias para mantener la estabilidad. En especial, se desarrollan flexibilidad en la columna vertebral, fundamental para la práctica de snowboard, y fuerza en las piernas.

Conciencia de la respiración: al aprender a respirar correctamente, utilizando la totalidad de la capacidad pulmonar, se produce una mayor oxigenación de todo el organismo y de los músculos más exigidos, se incrementa la vitalidad y en consecuencia aumenta la resistencia.

Además alterando conscientemente los ritmos y la profundidad de la respiración podemos administrar nuestras emociones y recobrar rápidamente los ritmos cardíaco y respiratorio normales. Bastan algunas respiraciones profundas y lentas para revertir el estado generado por el estrés de una competencia o el desafío de un obstáculo en el camino, para poder concentrarse y para superar esa situación con éxito.

Hoy en día muchas personas están adoptando el Método DeRose para mejorar su desempeño en los deportes. El Método cuenta con un vasto repertorio de técnicas para desarrollar las cualidades mencionadas con anterioridad. Sin embargo, conversando con algunos deportistas he notado que lo que los atrae no es exclusivamente la parte técnica sino la propuesta de calidad de vida, de alta performance y de autoconocimiento. Cuando DeRose habla de calidad de vida está hablando, entre otras cosas, de adoptar una visión del mundo que nos motive al desarrollo continuo, a la autosuperación, a conquistar la excelencia. De este modo los desafíos de las pistas se trasladan a la vida diaria motivándonos a ser mejores personas y a desempeñarnos con excelencia en cualquier cosa que realicemos.

Para finalizar les dejo un ejercicio de concentración:

  1. Sentarse en una posición firme y agradable, con las piernas cruzadas o sentado sobre los talones.
  2. Mantener la espalda derecha y el rostro descontraído.
  3. Cerrar los ojos y contar mentalmente, visualizando los números, de uno en adelante, hasta que no se lo consiga más por falta de concentración. Aumentar diariamente el límite hasta conseguir mantener el ejercicio durante unos veinte minutos.

Para que funcione, lo más importante es realizarlo con regularidad y disciplina, preferentemente todos los días.

Más info.: www.metododerose.org

 

Los comentarios estan cerrados.