Descubrir y vivir la misión de la empresa

19 diciembre, 2013

Las críticas de líderes mundiales y prestigiosas escuelas de negocio al rol de las empresas y sus directivos son una oportunidad para volver a las bases y descubrir la misión de las compañías.

Por Héctor Rocha – IAE Business School

“Capitalismo 2.0. Nuevos Horizontes para los directivos” fue el título del 4.° Peter Drucker Global Forum que se realizó en Viena en noviembre pasado, y que congregó a referentes académicos y empresarios mundiales. “El Capitalismo Cuestionado” fue el nombre elegido para la 73° Academy of Management Conference, que nuclea a los académicos del management más prestigiosos del mundo. Estos foros, al igual que otras iniciativas internacionales, confirman el cuestionamiento actual a las empresas y a sus directivos, y la propuesta de buscar soluciones a los desafíos actuales que plantea una orientación excesiva al logro de beneficios económicos. La responsabilidad social empresaria (RSE) surgió como una propuesta de solución a las relaciones exclusivamente económicas de la empresa con la sociedad. Sin embargo, actualmente la RSE está siendo cuestionada por dos razones: porque no hay una clara comprensión sobre su significado y contenido; y porque fue usada por algunas empresas como medio para seguir buscando exclusivamente un objetivo económico. Propongo volver la atención a la misión de  la empresa, entendida como razón de ser, como paso necesario para redescubrir tanto el valor de la empresa como el rol del empresario y del directivo. Esta vuelta permitirá que lo que actualmente se denomina acciones de RSE pasen a ser una consecuencia natural de vivir la misión de la empresa en vez de ser acciones añadidas al corazón del negocio.

Que el rol del directivo y de las empresas está siendo fuertemente cuestionado es un dato de la realidad. Este cuestionamiento no es una novedad, sino un hecho estructural. Invito a leer íconos de la literatura y el cine tales como “Una Canción de Navidad”, de Charles Dickens, para visualizar y comprender las raíces de esta crítica. Los “Dickens” del nuestro tiempo ya no son solo los escritores, sino movimientos sociales multinacionales como el “medioambientalismo”, el “consumerismo”, los movimientos antiglobalización y los orientados en favor de los pobres, que surgieron a partir de algunas consecuencias negativas de las acciones empresarias. La raíz y causa de este cuestionamiento se encuentra en una visión incompleta de la realidad.

Ante estos cuestionamientos, hay dos buenas nuevas noticias: la novedad de reconocer el desafío y de proponer soluciones por parte de los mismos directivos y académicos. En efecto, el cuestionamiento y las propuestas de solución provienen no ya de escritores como Dickens o personas ajenas a las empresas, sino desde dentro del mismo mundo de los negocios.

Los desafíos actuales están siendo tomados como una oportunidad para descubrir la razón profunda de ser de la empresa y el rol del directivo. Se intenta sentar las bases para que las acciones empresarias relacionadas con la sociedad pasen a ser una consecuencia natural de descubrir y vivir la misión de la empresa.

Los comentarios estan cerrados.