Diamantes en Ruta

4 octubre, 2013

A través de Alfacar, su importador oficial, Mitsubishi organizó una travesía por los mejores paisajes del país al volante de la pick up L200 3.2 CR y con dos invitados especiales: Facundo Arana y Damián de Santo.

Texto: Martín Egozcue.

Mitsubishi, la automotriz japonesa conocida como “la marca de los tres diamantes”, organizó un desafío que consistió en demostrar las cualidades de su pick up L200 3.2 CR a lo largo de casi 10.000 kilómetros frente a los mejores paisajes de Argentina. La travesía se dividió en dos etapas y cada una de ellas contó con un invitado especial: Damián De Santo en la primera y Facundo Arana en la segunda.

A través de Alfacar, el representante de Mitsubishi en nuestro país, y con el respaldo de la agencia Pironti & Asociados junto a los pilotos oficiales del Mitsu Club, el desafío denominado “Diamantes en Ruta” resultó un éxito y permitió a los viajeros no solo disfrutar de impactantes paisajes cordilleranos y sureños, sino también comprobar las virtudes de la L200 3.2 CR.

Esta pick up se caracteriza por su robustez y elevada capacidad off road, aunque sin desatender el confort de marcha y el nivel de equipamiento. Propulsada por un motor turbodiesel de 170 caballos, la L200 3.2 CR se comercializa en versiones de tracción 4×4 y cabina doble. Los precios son de USD 54.900 con transmisión manual y de USD 56.900 con caja automática.

La primera etapa del desafío, con Damián De Santo, se inició en la sede de central de Alfacar, en Ramos Mejía, y desde allí se encaró la RN 7 con destino a Mendoza, en un recorrido que permitió comprobar el logrado equilibrio entre confort y dinámica que entrega el sistema Sport Dynamic Suspension (SDS) de la L200. Ya en el segundo día se llegó a San Rafael, donde las pick up se toparon con los tramos más difíciles –dunas de arena blanda y barriales–, el escenario ideal para probar la capacidad off road del sistema 4×4 Easy Select. Luego de un campamento nocturno –con fogón y auténticas carpas– en el Dique Agua de Toro, al día siguiente se emprendió el regreso a Buenos Aires.

En la segunda etapa, ya con Facundo Arana, se elevó aún más la exigencia sobre la L200, que atravesó tierra, barro, ripio, hielo y hasta nieve, con destino final en Ushuaia. Nuevamente se partió desde la sede central de Alfacar y se tomó la RN 3, con detenciones nocturnas en Puerto Lobos y Caleta Olivia. Ya en el tercer día, la caravana se topó con abundante nieve hasta llegar a Río Gallegos. Desde allí hacia el cruce fronterizo con Chile, las pick up volvieron a mostrar su solvencia en caminos de ripio, con temperaturas de hasta 16 grados bajo cero. Las maravillas del paisaje más austral del continente recibieron a las L200 con el sensacional marco de la Bahía Lapataia, en el Parque Nacional Tierra del Fuego. El regreso a Buenos Aires se realizó recorriendo la misma hoja de ruta, lo que marcó el exitoso final del desafío “Diamantes en Ruta”.

Los comentarios estan cerrados.