El gran evento gourmet de Latinoamérica

4 octubre, 2013

Hace seis años que en Lima se realiza Mistura, un impactante festival gastronómico donde Perú, un caleidoscopio de cocinas, convoca a un nutrido público y a estrellas de la cocina mundial.

Texto: Luis Lahitte.
Fotos: Apega.

Existe un paraíso dedicado a los gourmets. Ese edén queda en Lima, Perú, y se llama Mistura. Se trata de un festival que se viene realizando desde 2008 y que reúne en un mismo solar a todas las cocinas del país junto a cocineros, vivanderas, panaderos, pescadores y agricultores provenientes de distintas regiones. La última edición, realizada hace pocos días en Costa Verde, a la vera del océano Pacífico, reunió a medio millón de visitantes ávidos por probar las exquisiteces de la cocina local.

Durante los diez días que dura el evento, los cocineros se distribuyen en distintas secciones llamadas “Mundos”, cada una de ellas asociadas a un tipo de cocina, donde preparan y reparten los diferentes platos. Por ejemplo, bajo una gran carpa se encuentra “El Mundo del Ceviche”, que consta de varios puestos dedicados a preparar esta especialidad limeña. También están “El Mundo del Amazonas”, donde elaboran unos tamales envueltos en hojas de bijao llamados Juanes, o platos a base de un gigantesco pescado de río llamado Paiche.

No faltan los anticuchos, el cerdo al palo o la pachamanca (similar a nuestro curanto), ni las costillas de cerdo cocidas al cilindro, todo esto en “El Mundo de las Brasas”, o los platos de cocina chifa o Nikkei en “El Mundo Oriental”, herencia de las nutridas comunidades de chinos y japoneses que poblaron el país. También hay pabellones dedicados a las maravillas que produce el Perú, como la quinoa, los excelentes piscos, el café y el chocolate, un secreto que nuestros amigos andinos tienen bien guardado.

A Mistura concurre buena parte del firmamento culinario mundial. Por el auditorio, ubicado en el centro de predio, desfilaron estrellas de la talla de Alain Ducasse, René Redzepi, Alex Atala, Massimo Bottura, Albert Adrià y, representando a Argentina, el ascendente Mauro Colagreco; todos ellos dieron conferencias o clases magistrales.

Para aquellos que se tienten con participar de la próxima edición, se les aconseja llevar calzado cómodo, ya que hay que caminar mucho (algo así como recorrer dos veces La Rural de Palermo) e ir en grupo, porque debido a la infinidad de delikatessen que hay para comer, difícilmente pueda un solo comensal dar cuenta de todo.

Los comentarios estan cerrados.