El nacimiento del mayor parque del Norte

24 abril, 2013

Corrientes es una de las provincias con mayor historia de colonización europea en Argentina. Esto causó que para finales del siglo XX se hubieran extinguido casi todas las especies de fauna mayor: el oso hormiguero gigante, el tapir, el pecarí de collar, el lobo gargantilla o nutria gigante y el legendario yaguareté. Pero algo está sucediendo en el corazón de esta provincia que puede revertir completamente esta historia para acabar creando la mayor y mejor reserva natural del Norte argentino: el Gran Parque Iberá.

Texto: Emilie Poisson.
Fotos: Juan Ramón Díaz Colodrero –  http://portafolios.fotonatura.org/avesarte

Todo comenzó en el año 1983 cuando el gobierno correntino declaró como protegidos los 1,3 millones de hectáreas que forman la región conocida popularmente como los Esteros del Iberá. Esta región alberga más de 4.000 especies de flora y fauna, lo que representa cerca del 30% de las especies silvestres de toda la Argentina. Desgraciadamente, durante 20 años la mayor parte de esta gran área estuvo únicamente protegida sobre el papel. Solo los alrededores de Colonia Carlos Pellegrini gozaron de una verdadera protección por parte de las autoridades. Esto se tradujo en un claro aumento de la fauna silvestre, generando a su vez la llegada de un creciente turismo ávido de Naturaleza.

Este proceso de conservación y cuidado del Iberá se aceleró en el año 2000 cuando The Conservation Land Trust (CLT) –una fundación dedicada a la creación y donación de grandes reservas naturales– decidió iniciar su Proyecto Iberá. La meta de este proyecto es colaborar con los gobiernos de Argentina y Corrientes para establecer el mayor parque del Norte argentino, el cual cubriría un área de 680.000 hectáreas dentro de la actual Reserva Natural Iberá. El Gran Parque Iberá no solo serviría como refugio para la fauna silvestre de esta región sino como un atractivo turístico de nivel internacional que dinamice económicamente una de las regiones más pobres del país. Este ecoturismo ya ha convertido al poblado de Carlos Pellegrini en una de las comunidades rurales más prósperas de Corrientes. La idea es que los otros nueve municipios que colindan con el Iberá también puedan beneficiarse de los atractivos naturales de la región a través de una Ruta Escénica que rodee la actual reserva y acceda al interior del futuro Gran Parque.

Pero para que este Parque tenga su pleno sentido, tanto ecológico como turístico, es necesario que contenga toda su gran fauna original, incluyendo a las especies que se extinguieron en el siglo pasado. En este sentido, CLT está liderando un programa de reintroducción de grandes mamíferos único en América Latina. Desde el año 2007 está reintroduciendo el oso hormiguero gigante en el Iberá, y actualmente se estima que viven libremente en la zona 17 ejemplares de esta especie, tres de los cuales han nacido dentro del futuro Gran Parque Iberá. Igualmente, se está recreando una población del amenazado y bello venado de las pampas, la cual ya ha visto nacer cuatro crías en los últimos dos años. Para lograr esto se han tenido que solventar infinidad de obstáculos técnicos, administrativos y políticos, ya que en la Argentina no existían precedentes claros de este tipo de proyectos de restauración ecológica. Durante los próximos años continuarán las liberaciones de osos hormigueros y venados en la región, y se espera seguir con el tapir (el mayor mamífero terrestre de América Latina) y el pecarí de collar, una especie nativa de jabalí. Pero el gran desafío será la reintroducción del yaguareté, el mayor felino de la región y uno de los animales más bellos de América. La presencia del yaguareté será la que asegure la integridad ecológica del mayor parque del Norte argentino y, a la vez, sirva como máximo atractivo para los visitantes que lleguen a él en busca de una experiencia inolvidable en la Naturaleza.

Los comentarios estan cerrados.