El pulgar de Robert Parker

30 agosto, 2017
Texto Luis Lahitte

Cómo están posicionados los vinos argentinos, según la opinión del crítico de vinos más famoso del mundo.

v2

La creciente oferta global que existe en el mercado internacional del vino dio lugar a numerosos fenómenos, desde los vinos del Nuevo Mundo hasta los llamados “flying wine makers”. Una de estas novedades son los críticos de vino, algunos de ellos verdaderamente relevantes, como Jancis Robinson o James Suckling. Pero el que se encuentra en lo más alto del podio sin duda es Robert Parker.
Este personaje, nacido en Baltimore, Estados Unidos, es abogado e historiador, pero desde hace varias décadas se dedica exclusivamente a la crítica de vinos. Fundó The Wine Advocate, una publicación que tiene miles de seguidores. Se inició con el vino de muy joven, durante un viaje a Francia, y ganó reputación internacional cuando, en contra de todas las opiniones, calificó como excelente la cosecha de Burdeos del año 1982.
Nada de esto tendría demasiada importancia si no fuera porque “la escala Parker” mueve cientos de millones de dólares. Sucede que Robert Parker califica los vinos que cata dentro de una escala de 100 puntos (en realidad, van de 50 a 100). Según este ranking, obtener 90 puntos es de gran mérito, mientras que alcanzar más de 95 habla de un producto excepcional.
Esto es funcional en un mercado de consumidores neófitos, como en los Estados Unidos, donde se toma vino desde hace relativamente poco tiempo y en donde, a diferencia de los consumidores franceses, el comprador promedio se marea en la góndola. Así que resulta de gran ayuda que alguien suba o baje el pulgar en este universo de etiquetas.
Durante mucho tiempo se lo acusó de inclinarse por vinos especialmente frutados y con demasiada madera, al extremo que varias bodegas hacían los vinos “parkerizados”, con el fin de obtener una buena calificación que les permitiera venderlos a un precio óptimo. Sin embargo, los vientos del mercado cambiaron, y así lo hicieron Parker y su equipo. Luis Gutiérrez, el catador español de Parker para la Argentina y Chile, visita ambos países de forma anual. El especialista emplea un paradigma más moderno para evaluar, ponderando la frescura y la acidez que dan vinos más elegantes y bebibles. Por otra parte, se ha tomado el trabajo de relevar regiones y variedades novedosas.

Ranking de vinos argentinos 2016, según The Wine Advocate.

Gran Enemigo Gualtallary Single Vineyard 2012.
Bodega Aleanna (Mendoza).
98+ puntos. Winemaker: Alejandro Vigil.

La Craie 2014.
Bodega Per Se (Mendoza).
98 puntos. Winemaker: David Bonomi y Edgardo del Popolo.

Adrianna Vineyard River Stones 2013.
Bodega Catena Zapata (Mendoza).
98 puntos. Winemaker: Alejandro Vigil.

Treinta y Dos 2015.
Bodega Chacra (Río Negro).
97 puntos. Winemaker: Hans Vinding Diers.

Finca Piedra Infinita 2014.
Familia Zuccardi (Mendoza).
97 puntos. Winemaker: Sebastián Zuccardi.

Altura Máxima Malbec.
Bodega Colomé (Salta).
97 puntos. Winemaker: Thibaut Delmotte.

Adrianna Vineyard Mundus Bacillus Terrae 2013.
Bodega Catena Zapata (Mendoza).
97 puntos. Winemaker: Alejandro Vigil.

White Bones Chardonnay.
Bodega Catena Zapata (Mendoza).
97 puntos. Winemaker: Alejandro Vigil.

Finca Altamira Malbec 2014.
Bodega Achával Ferrer (Mendoza).
96+ puntos. Winemaker: Santiago Achával.

Noemía.
Bodega Noemía de Patagonia 2014.
96 puntos. Winemaker: Hans Vinding-Diers.

Los comentarios estan cerrados.