El Reino del Mar

1 mayo, 2012

Este pintoresco puerto italiano, dominado por las ruinas del imponente Castillo Doria, es mucho más que la puerta de entrada a las Cinque Terre para los pasajeros de los cruceros de lujo. Merece recorrerse disfrutando del excelente mix de cultura y buena vida que se respira en sus callecitas medievales.

El antiguo Portus Veneris, de mediados del siglo I a. de C, tenia un templo dedicado a la diosa Venus en el promontorio que actualmente ocupan la Iglesia de San Pietro y el Castello Doria. Ubicado en la costa de Liguria, sobre el Mar de Liguria al final del Golfo de La Spezia y donde comienza el Golfo de Génova, fue un pueblito de pescadores hasta que, después de la caída del Imperio Romano de Occidente, se convirtió en la base de la flota bizantina en el mar Tirreno. El Castillo, que defendía a Porto Venere de las razias sarracenas, data del año 1113 y sus murallas de 1161. La ciudad fue feudo de una familia de Vezzano antes de pertenecer a Génova y en esa época la parte vieja de la ciudad pierde importancia y se desarrolla el Borgo Nuovo, centrado en la iglesia gótica de San Pietro que fue construida sobre otra mas vieja del siglo V, consagrada en 1198 y su exterior se destaca por sus franjas blancas y negras.

Nosotros descubrimos este puerto, que desde 1997 está incluido entre el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, a bordo del Silver Wind. La propuesta de este crucero de lujo de la línea Silversea era visitar las Cinque Terre –cinco pueblitos de pescadores encerrados entre la montaña y el mar, con difícil acceso por tierra– pero como ya las conocíamos decidimos quedarnos a explorar Porto Venere que nos fascinó.

Empezamos recorriendo la “calatta” peatonal que atraviesa la villa medieval, llena de boutiques, hasta llegar a la iglesia de San Pietro y a la Grotta dell’Arpaia o Grotto de Byron, un romántico escritor inglés que se enamoró de este lugar 1822, y se zambulló desde esta gruta para cruzar nadando el golfo y visitar a su gran amigo Shelley que vivía en Lericci. Exploramos los vericuetos de las murallas del Castello Doria y, agotados y famélicos, almorzamos unos langostinos memorables en Le Bocche, simpático resto que balconea el Mar de Liguria con una playa de rocas. Antes de embarcar, compramos fideos de oliva con forma de hojas de olivo en la “olioteca” Bansigo, una cancherísima fábrica de aceite de oliva artesanal.

Guía

  • Le Bocche se destaca por su cocina mediterránea con acento en pescados y frutos de mar, Calata Doria 102, Tel. +39 0187 790622.
  • Olioteca Bansigo es un local diminuto pero con una impresionante oferta de productos relacionados con el aceite de oliva: desde pastas hasta jabones y utensilios de cocina en madera de olivo, Via Capellini 95.
  • Silversea tiene programados varios cruceros que tocan Porto Venere, la mayoría con impresionantes descuentos por reserva anticipada. 4315- 7622/ 4313- 7492. silversea@rocatransport.com.ar. Otra opción es llegar por tierra desde la Spezia o por ferry desde Cinque Terre.

Los comentarios estan cerrados.