Glamour Principesco

16 mayo, 2012

En este país diminuto conviven el lujo extremo y una amplia propuesta de programas al aire libre, aprovechando su privilegiada ubicación en el corazón de la Costa Azul. Tiene casino, playas, hoteles cinco estrellas, restaurantes que balconean el Mediterráneo, boutiques prohibitivas y autos fabulosos.

Por: Luisa Zuberbuhler.
Fotos: Camilo Aldao.

Mónaco me deslumbró. Este principado, que floreció durante la Belle Époque, luce impecable después de la boda de su príncipe heredero. La atmósfera de suntuosidad sin límites se percibe de entrada: en solo dos kilómetros de superficie se concentra lo mejor y lo más caro del mundo, para abastecer una población de magnates que residen en esta ciudad-estado que no cobra impuestos a la renta de sus habitantes.

Una amiga monegasca me dio dos datos claves: llegar en helicóptero y alojarse en el Métropole Monte-Carlo, un auténtico palacio del siglo XXI elegido como el mejor hotel del mundo en la convención de The Leading Hotels of the World. Heli Air Monaco es un mimo que tiene una ventaja adicional: a la vuelta se hace el check-in en el helipuerto y son súper benévolos con el exceso de equipaje. El Métropole me impresionó con su refinamiento, la calidad de sus huéspedes y los manjares de sus restaurantes: Joël Robuchon Montecarlo, con dos estrellas Michelin, Yoshi, con una estrella, y Le Bar, uno de los lugares más cancheros para almorzar o tomar algo antes de salir a la noche.

El principado está dividido en municipios o barrios. El Palacio está en Mónaco-Ville o La Roca, como le dicen todos; el Casino, los hoteles cinco estrellas y el área residencial están en Montecarlo; el puerto principal en La Condamine y el helipuerto en Fontvieille, una área construida en tierras ganadas al mar. Para ir de un lado a otro recomiendo los mini colectivos –paquetísimos–  ya que hay solo treinta taxis y los remises son carísimos.

Imperdible caminar por el Carré d’Or (el Cuadrado de Oro) donde, además de tentar suerte en el casino más famoso dela RivieraFrancesa, se impone almorzar el sol en Le Café de París, entrar al lobby del Hotel de París y del Hermitage, donde suele haber remates de joyas y objetos de arte y, después de ver las vidrieras mas inaccesibles del planeta, refugiarse en Zara o el  Shopping Center Le Métropole, donde también hay etiquetas famosas pero con precios más normales, sobre todo en épocas de liquidación. Otra visita ineludible es el estupendo Museo Oceanográfico de Mónaco, cerca del palacio, para ver su fascinante acuario y la muestra “Historia de la Boda Principesca” con los trajes que usaron Charlene y Alberto, los adornos de las mesas, las invitaciones y mil recuerdos más.

Hay restaurantes carísimos, como Le Louis XV Alain Ducasse, en el Hotel de París con tres estrellas Michelin, pero también se puede comer súper bien sin desmayos a la hora de pagar. Anote estos que probamos siguiendo las sabias recomendaciones de Jorge, el atento concierge del Métropole, que además habla perfecto español. Aclaro que tres de estos reductos están ubicados en Francia, pero las distancias son tan cortas que ni se nota que hay que cruzar la frontera.

Dos opciones para almorzar mirando el mar:La Pinède, restaurant y lounge bar, en Cap d’Ail que es un excelente lugar para bucear. En La Différence, que queda en la otra punta, el chef Josselin cocina manjares en un ambiente ultra relajado mientras un simpatiquísimo Eliot se ocupa de que todos lo pasen bien. Más propuestas para la noche: Rampoldi, un bistro tipola Munichporteña que además es uno de los pocos lugares donde se puede comer tarde a la noche. A’Trego el flamante complejo de Philippe Stark, que balconea el puerto de Cap d’Ail, con varios pisos y terrazas más los típicos detalles de este decorador globalizado. Dato clave aunque odie el sushi y crea que no le gusta la cocina nipona: el menú degustación del chef Takéo Yamasaki en Yoshi, el primer restaurant japonés con la impronta de Joël Robuchon.

 

DATOS ÚTILES

Heli Air Monaco, traslados al aeropuerto y vuelos a los puntos claves de la Costa Azul. Geniales las propuestas de golf de uno o varios días.
TEL +377 92 05 00 50, www.heliairmonaco.com

Ski Vol Monte Carlo, alquiler de lanchas con y sin chofer además de todo tipo de actividades náuticas en la playa de Larvotto.
TEL +377 93 50 86 45/ 06 62 12 27 85.

La Pinède, 10 Av. R. Gramaglia, Cap d’Ail. TEL 04 93 78 37 10. Es difícil llegar, si va por las suyas recomiendo ver el mapa en la Web aunque tenga GPS. www.restaurantlapinede.com/

La Différence, Sentier des douaniers, Parking Monte Carlo Country Club, Roquebrune. TEL 04 92 07 35 51. La misma recomendación que el caso anterior.  www.differance.fr

Rampoldi, 3 Av. Des Spélugues, Monte Carlo, TEL +377 93 30 70 65.

A’Trego, Porte de plaisance, Cap d’Ail. TEL 04 93 28 58 22.

Yoshi, 4 Av. de la Madone, Monte Carlo. TEL  +377  93 15 13 13

Métropole Monte-Carlo, miembro de The Leading Hotels os The World. Desde Buenos Aires, TEL. 4129-0010, sales.buenosaires@lhw-offices.com

 

Los comentarios estan cerrados.