Grandes vinos de suelos vivos

27 noviembre, 2013

La agricultura moderna ha decidido ignorar el rol del suelo en el cultivo de las plantas. Bodega Chakana comprendió que un suelo vivo significa un ecosistema en equilibrio y determinó transformar sus viñedos a prácticas orgánicas.

 

Para la agricultura industrial, el suelo no es mucho más que un soporte inerte donde los ingredientes necesarios son combinados para que las plantas obedezcan a los designios humanos. El problema con esta idea es que la naturaleza no funciona de esta manera. Si bien el esquema moderno de la agricultura extensiva puede producir rendimientos crecientes, Bodega Chakana cree que la aplicación de las mismas ideas en viticultura es contraproducente. El propósito de la vid es el de representar el suelo, el clima y la cultura en la que es cultivada.

En un ambiente natural, las raíces de la vid se coordinan con las bacterias y los hongos del suelo para absorber los nutrientes, que son liberados por la roca madre del suelo que la vid ayuda a desarrollar. Un suelo vivo es un ecosistema en equilibrio. La comprensión de estos hechos impulsó a la bodega a transformar sus viñedos a prácticas orgánicas. Esto implicó reemplazar todos los fertilizantes químicos con compost producido en su finca con los restos de su elaboración, con alfalfa producida en el mismo viñedo y con las heces de animales que crían en sus viñas; evitar el uso de herbicidas; y optimizar las prácticas de manejo del riego para imitar las condiciones naturales a las que la vid está adaptada en cada etapa de su ciclo de crecimiento. El mayor beneficio de estas prácticas reside en una mayor salud, equilibrio y longevidad de los viñedos, que producen uvas cada vez más expresivas de su entorno.

Además, Bodega Chakana incorporó el método de agricultura biodinámica, que agrega cuatro principios claves:

1)     Cada unidad productiva debe trabajar como una unidad autosuficiente en cuanto a sus inputs y a sus desechos. Esto promueve un esquema agrícola diversificado.

2)     La diversidad de actividades debe reflejarse en la diversidad de especies que deben estar presentes en la finca, para crear un ecosistema autorregulado.

3)     Es crítico el uso de los preparados propuestos por Rudolf Steiner: derivados de plantas medicinales funcionan como reguladores de las fuerzas vitales.

4)     Cada unidad agrícola está inmersa en su ambiente y en el cosmos en general.

Desde la adopción de estos principios, en Chakana han sido testigos de los cambios que se han producido en su campo: los vinos muestran más identidad y equilibrio, y han obtenido mayor receptividad de sus consumidores y de la prensa especializada. Como referencia, el mayor crítico de vinos del mundo, Robert Parker, otorgó recientemente 95 puntos al Chakana Estate Selección Red Blend 2012, proveniente de la finca en Altamira, Valle de Uco, Mendoza.

Los comentarios estan cerrados.