Diez imperdibles de Dubai

23 octubre, 2012

Es una urbe tan joven como cosmopolita, moderna y avasallante. Capital del consumo y del lujo más asombroso, Dubai es la puerta de entrada a Medio Oriente y es, también, una ciudad signada por la mística del desierto y su historia. Aquí, diez secretos que hacen a la esencia de una metrópoli única en el mundo.

Texto: Daniela Dini
Fotos: Gentileza Emirates Airlines

1. Perderse en los zoccos: La puerta de bienvenida a Oriente y a la cultura musulmana, está en los mercados. El zocco de especias -en la costa de Deira, sobre el río Zara-, ofrece bolsones rebosantes de condimentos, té en hebras e infusiones mágicas, con recetas secretas de los sheiks. A pasos de allí está el zocco del oro, donde se ofrecen joyas auténticas en más de doscientas tiendas. Ambos mercados invitan al tentador regateo.

2. Navegar en un dhow a la luz de la luna: Desde la misma costa que los zoccos, parten por la noche los dhows, cruceros árabes que ofrecen cena y show bajo las estrellas y el resplandor de las luces de la ciudad.

3. Hacer una travesía 4×4 por el desierto: La adrenalina sube con un off-road entre dunas de hasta 120 metros de altura, dentro de la inmensa Dubai Desert Conservation Reserve, a menos de una hora del centro de la ciudad.

4. Presenciar una demostración de cetrería: Es una de las artes árabes más antiguas. Se cree que la disciplina nació en Mongolia, hace unos cinco mil años, y luego migró al desierto, donde los beduinos tomaron la técnica, entrenando a sus halcones para la caza personal. Es posible ver a estas magníficas aves rapaces en acción, aunque siempre por la mañana o por la tarde, cuando el calor no agobia.

5. Admirar la ciudad desde el oceáno o desde el aire: El punto de partida esla Dubai Marina. Desde allí, se puede sobrevolar la ciudad en avioneta e inclusive, tirarse en paracaídas. Los menos osados, podrán navegar, y rodear desde las aguas turquesas del Golfo Pérsico, una de las islas artificiales más famosas del mundo,la Palm Jumeirah.

6. Hacer shopping en el mall más grande del mundo: Con más de 1200 tiendas que ofrecen las principales marcas del planeta en los más diversos rubros, el Dubai Mall confirma que Dubai es la capital de las compras en todo Medio Oriente y la segunda en el mundo, después de Estados Unidos.

7. Vivir la magia del desierto: Es indispensable vivir un atardecer para admirar el espectáculo del sol cayendo entre las dunas. Luego, se puede avanzar a paso firme sobre el lomo de un camello y disfrutar de una cena típica servida bajo la luz de las estrellas, entre alfombras y cojines, al son de música árabe y la auténtica danza del vientre.

8. Subir a la cima del Burj Khalifa: Inaugurado en 2010, el Burj Khalifa, bate el récord del edificio más alto del mundo, con828 metros de altura. El observatorio At The Top, está en el piso 124 y ofrece una vista 360° de toda la ciudad.

9. Visitar el hotel siete estrellas Burj Al Arab: Su forma de vela es un verdadero ícono. Es el hotel más caro del mundo –y el único siete estrellas-, y está dentro de la isla artificial Jumeirah Palm. Es posible admirarlo como huésped, o bien como visitante, en desde su exclusivo restaurant.

10. Hospedarse en una tienda beduina de lujo: El Al Maha Resort & Spa es un oasis entre las dunas. Sus habitaciones, recrean las tiendas de los viajeros del desierto. Cada detalle es único: desde las sábanas de algodón egipcio, los muebles antiguos de Omán y Arabia Saudita y las obras de arte originales en la decoración, hasta una piscina privada en cada cuarto y el spa con productos de Oriente; todo confluye para lograr una experiencia mística.

Los comentarios estan cerrados.