Inteligencia sobre ruedas

13 agosto, 2013

Tecnologías que hace pocos años podían parecer de ciencia ficción hoy están disponibles en vehículos que ya están en nuestro mercado. Vehículos que se estacionan solos, que nos abren las puertas o que nos sugieren descansar son una realidad.

Por Sergio Cutuli

El avance tecnológico nos permite hacer nuestra vida más fácil y eso incluye los momentos en los que pasamos a bordo de nuestros autos. En muy poco tiempo, adelantos que parecían lejanos o de ciencia ficción ya están disponibles de serie y en nuestro mercado. Vale la pena repasar algunos de ellos para darnos cuenta de que el futuro llegó.

Ford aprovechó el Salón de Buenos Aires para mostrar dos lanzamientos: el Nuevo Focus y la Nueva Kuga.Ambos son modelos globales, por ende, el mercado argentino se ve beneficiado por lo que se ha dado en llamar la democratización del acceso a la tecnología. Muestra de esto es el sistema de conectividad SYNC que fue desarrollado conjuntamente con Microsoft y permite a los conductores controlar por reconocimiento de voz los diversos dispositivos conectados vía Bluetooth y puertos USB, RCA o SD. Lanzado en 2007, ya está instalado de serie en más de 5 millones de autos y ahora se le agrega el MyFord Touch.

Se trata de una interfaz física compuesta por una pantalla táctil de 8″ y los controles en el volante, que constituyen un sistema totalmente integrado para el usuario desde el cual se controlan las funcionalidades claves del vehículo, como el audio, la navegación, las llamadas telefónicas y el informe del clima de forma cómoda y segura. Debutará en los modelos Fiesta Kinetic Design y el mencionado Focus.

Pero es este segundo modelo –de lanzamiento previsto para el último trimestre de 2013– el que romperá el mercado al ofrecer el Sistema de Estacionamiento Asistido que le permitirá al conductor estacionarlo de manera automática sin operar el volante. ¿Cómo? Sí, un auto de gama media y producción nacional ofrecerá por primera vez en el país un sistema que, una vez activado, monitorea el camino detectando los espacios libres donde se puede estacionar, realiza el cálculo correspondiente y ejecuta las maniobras necesarias de manera automática hasta que queda perfectamente estacionado en paralelo.

Y hablando de Ford, nos resta mencionar la gran novedad dela Kuga: el sistema de apertura y cierre de portón trasero tipo “manos libres”. Llegar cargado de bolsas de supermercado ya no será un problema: este mecanismo, compuesto por sensores adicionales, les permite a los usuarios abrir y cerrar el portón trasero mediante un leve movimiento del pie por debajo del paragolpes, solo con tener la llave en su poder, por ejemplo en el bolsillo. Y la misma operación se puede realizar para abrirlo.

¿Cansado para manejar? ¿No sería mejor detenerse, tomar un café y luego seguir viaje? Ya no hace falta un acompañante o alguien que nos llame la atención. Volkswagen ofrece, en productos como Touareg, el Detector de Fatiga (o Attention Assist, desarrollado por Bosch). Se trata de un sistema de seguridad que, a través de un sensor ubicado en el volante, analiza los movimientos del conductor y, en caso de detectar anomalías en su conducción, le sugiere hacer una parada.

Este patrón de conducta es analizado junto a otras maniobras y factores, como la duración del trayecto o la hora del día, y así calcula un “índice de fatiga”. En ese momento, en la computadora de a bordo aparece una señal que ilustra una taza de café y una frase que le sugiere al conductor tomar un descanso y renovar energías antes de seguir el viaje.

Varios de los modelos de Mercedes-Benz incorporan el denominado Pre-Safe, un sistema de protección para los ocupantes que reconoce la inminencia de un posible accidente. ¿Cómo lo logra? También por sensores ubicados en el Control de Estabilidad (ESP) y el Servofreno de Emergencia (BAS); estos envían la información en fracción de segundo, por ejemplo, ante una frenada violenta o la pérdida de estabilidad. El Pre-Safe entra en acción tensando los cinturones de seguridad delanteros, corre el asiento del pasajero delantero hacia atrás y levanta el respaldo (en caso de estar inclinado) y cierra automáticamente el techo corredizo (si estuviera abierto). En caso de que no se produzca el impacto, y luego del susto para el conductor y sus ocupantes, los cinturones se destensan, y los asientos y el techo vuelven a su posición original.

El lanzamiento del Citroën C4 Lounge, nuevo sedán de producción local, también marcará un punto de inflexión en lo que a inclusión de tecnología se refiere, ya que incluirá un sistema de seguridad que hasta este momento solo se encontraba en productos de alta gama: el Sensor de Ángulo Muerto. Este dispositivo permite mejorar notablemente la seguridad en tránsito de autopista al indicar con un LED parpadeante en los espejos retrovisores exteriores (izquierdo y derecho) la presencia de un vehículo que supera la línea de marcha.

Muchas veces un tercero nos adelanta por (izquierda o derecha) y su presencia nos resulta ajena por quedar precisamente en el llamado “ángulo muerto”, donde no lo vemos por los espejos. Ahora esto ya no es un problema, alguien vela por nosotros.

Por su parte el Adaptive Cruise Control de Audi es un sistema automático que detecta la presencia de los vehículos que nos preceden y mantiene una distancia constante de manera de tal de impedir un impacto ante una frenada brusca. Al mismo tiempo, evita el innecesario uso del acelerador y del freno, y reduce el consumo de combustible.

Y si hablamos de gastar menos, hablamos del sistema Stop&Start que ya está disponible no solo en modelos de Audi, sino también en modelos de otras marcas. Mediante la activación de una tecla en el tablero, el Stop&Start comenzará a trabajar de manera silenciosa, casi sin que nos demos cuenta, apagando el motor cuando no se lo precisa, por ejemplo al detenernos en un semáforo. Es un sistema inteligente que controla diferentes variables, como que la dirección no esté girada, porque podríamos estar estacionando. Diferentes sensores chequean en qué marcha está la caja, si el vehículo ha detenido completamente su marcha y hasta si hay suficiente energía para volver a encenderlo (algo vital).

 

Al mismo tiempo de ofrecer un real ahorro de combustible, este sistema contribuye a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, otra de las preocupaciones de las automotrices.

Los comentarios estan cerrados.