Jugando por los puntos

31 octubre, 2018

Los vinos ganan su prestigio por historia, concursos y por el puntaje logrado de reconocidos críticos especialistas en el mundo del vino.

 

marcelo-et-henri de la violete

Tal vez el crítico más influyente es Robert Parker: los vinos que logran un buen puntaje en las publicaciones del “The Wine Advocate” se aseguran un lugar en las góndolas de las vinotecas del mundo.
El primer enólogo argentino en conseguir los preciados 100 Puntos Parker fue Marcelo Pelleriti en el año 2013, quien está al frente de los vinos de Bodega Monteviejo; Abremundos junto al músico y sommelier Pedro Aznar, y Marcelo Pelleriti Wines, su proyecto personal. El puntaje máximo lo consiguió con un vino realizado en Pomerol Francia, el Château La Violette 2010, un 100% Merlot.
Pero este año se dio un suceso histórico en Argentina de la mano del enólogo Alejandro Vigil, en el maravilloso viñedo Adrianna. Dos vinos argentinos se alzaron con el puntaje máximo: los 100 puntos Parker, el Adrianna Vineyard River Stones 2016 de la Bodega Catena Zapata, un Malbec soñado; y el Gran Enemigo Gualtallary Single Vineyard 2013, el impecable Cabernet Franc de la Bodega Aleanna.

Parker1
Alejandro Vigil le da el mayor crédito de este logro al viñedo Adrianna, en el que alguna vez Laura Catena le dijo: “En ese viñedo hay oro, tenemos que encontrarlo”. Y eso encontró, oro en vides. El que Alejandro extraiga oro tinto de ese suelo tiene su tiempo de trabajo y la decisión de un hombre: Nicolás Catena. Él fue quien decidió invertir e investigar en los tiempos que naciera la época de los vinos premium argentinos, y en 1992 plantó sus primeras vides en Gualtallary, Valle de Uco.

Los comentarios estan cerrados.