La copa, el instrumento del vino

23 noviembre, 2016
Texto  Daniel Rosa

La copa es un instrumento esencial a la hora de catar al máximo una buena etiqueta de vino. No solo lo contiene, sino que destaca los aromas y lo redondea en la boca para disfrutarlo con los sentidos.

Un buen vino merece una buena copa, y no es un capricho, ya que, según el tipo de copa que se emplee (y cómo se la emplee), hará que el producto se destaque o que no luzca todo su potencial. He aquí una pequeña radiografía de este utensilio de cristal.

  copas78621154

Las partes

La copa tiene tres partes: el pie o la base, cuya función es que se mantenga parada; el tallo que es por donde se debe tomar la copa; y el cáliz, que es la parte más importante, donde se apoya la boca. También están el Ecuador, que es la parte más ancha de la copa, y la cámara de aromas. Así como actúa la caja de resonancia en los instrumentos musicales, como amplificador de sonidos, la cámara de aromas de una copa hace lo propio con las sustancias volátiles y aromáticas que se desprenden del vino. Por eso hay que llenar la copa hasta la línea del Ecuador, y no más, porque habría una menor superficie de contacto con el oxígeno y los aromas no se volatilizarían tan fácilmente.

El material

Las copas más recomendables para disfrutar plenamente del vino son las de cristal. Esto se debe a la virtud de este material que, al ser muy delgado, permite conservar mejor la temperatura del vino. A su vez tiene una superficie porosa, que ayuda a que se rompan más fácilmente las moléculas de aromáticas que tiene el caldo, cuando se gira la copa. El cristal también permite un corte más fino. Esto es vital en la boca de la copa, ya que, si presentara rebordes, el líquido rebalsaría y no caería por el lugar indicado.

Las formas

La copa es como un traje a medida. Así como no a todos les queda bien la misma ropa, lo mismo sucede con cada cepa, región o estilo de vino. Existe prácticamente una copa para cada vino, a fin de destacar al máximo sus virtudes. Si bien hace 200 años que el vino se toma en copas, hace pocos que se empezó a prestar atención a la relación entre continente y contenido. Por ejemplo, la de Cabernet Sauvignon permite que las moléculas aromáticas se expandan y el vino se abra, y la de Pinot Noir obliga a levantar la lengua y hace que el vino fluya hacia los costados de la boca, donde se aprecia mejor sus características.

copasmufla

Las marcas

Son famosas las copas de Bohemia y Baccarat, que al día de hoy son prácticamente imposibles de conseguir en el país. No obstante, algunas cosas de la casa Riedel, “el rey de copas”, se consiguen si se sabe buscar. Se dice que tener una copa Riedel entre los dedos es como manejar un Aston Martin. Son piezas únicas, caras y elegantes. Lejos la mejor opción en nuestro país es cristalería San Carlos, que cuenta con una larga tradición en la industria del cristal y ofrece un amplio catálogo de copas de vinos con una muy buena relación precio-calidad.

Los comentarios estan cerrados.