La Réserve. El secreto a voces mejor guardado de Ginebra

8 mayo, 2017
Texto Luis Lahitte

A orillas del lago Leman se encuentra un moderno y lujoso resort que,  además de un spa académico, tiene una gastronomía de excelencia.

APERTURA-Le-Lodge-ete-vue-large

Amén de ser una de las ciudades con más calidad de vida del mundo, Ginebra es, esencialmente, romántica. Resulta paradójico decir esto acerca de la cuna del calvinismo, pero el observador atento verá que, debajo de la austera discreción suiza, se oculta una auténtica joie de vivre. No por nada la gastronomía y hotelería de la pequeña nación helvética es superlativa.
Y un claro ejemplo de la excelencia en materia sibarítica es La Réserve, un resort de lujo ubicado en un predio de 4 hectáreas, a orillas del lago Leman y a apenas 5 kilómetros de la ciudad. A diferencia de muchos hoteles de los decimonónicos que pueblan la ciudad, La Réserve es sumamente moderno y ofrece todas las comodidades que un cliente de alta gama pueda concebir. El complejo se inauguró en el año 2000 y pertenece al grupo Michel Reybier.

G8H7609

Si bien La Réserve cuenta con cinco restaurants/bares, hay dos que son sencillamente increíbles. Uno de ellos, Le Loti, hace un guiño al célebre novelista francés, viajero y cosmopolita como pocos. Lo primero que llama la atención es la escenografía dominante en el salón: un estupendo y barroco árbol artificial, cuyas ramas se extienden por el techo de una gran tienda de campaña. La cocina es esencialmente mediterránea, estupenda, a cargo de la chef normanda Virginie Basselot (Meilleur Ouvrier de France 2015).
El otro restaurant de la casa es Tse Fung, un vanguardista restaurant chino a cargo de Frank Xu, premiado con una estrella Michelin. Lo que sorprende es la sutileza en el manejo de las texturas blandas, algo que no es sencillo de ver. El público proviene de todos los rincones del mundo y la calidad de las etiquetas que se descorchan durante el servicio impresionan al sommelier más curtido.

OK-Le-Bar-Club-original-poulet-bacon-1

El complejo cuenta con 100 habitaciones, de las cuales 20 son suites, todas con baños particularmente espaciosos, construidas con los materiales más nobles (mármol, maderas finas, terciopelo, sedas), decoradas por el célebre diseñador belga Jacques García. No todas tienen la misma panorámica, pero el gran espacio del complejo garantiza una vista privilegiada.
El spa es otro de los puntos fuertes: ocupa una planta entera y cuenta con 17 gabinetes para tratamientos, como los de rejuvenecimiento (muchos de ellos se hacen con cosméticos de la marca Nescens), peluquería, pileta al aire libre y otra elegante y gigantesca pileta cubierta, además de sauna y un gimnasio. Dentro del spa, en una atmósfera de luz baja, íntima y acogedora, está el Café Lauren, un espacio “decontracté”, donde los huéspedes se relajan en bata mientras esperan sus tratamientos o simplemente conversan o dormitan luego de una buena sesión de natación.

La-Reserve-Geneve-Le-Loti-Breakfast-1

Si París bien vale una misa, Ginebra, la ciudad de la que tanto difrutó Borges, bien vale una estadía en La Réserve.

+

www.finehotelspas.com

Los comentarios estan cerrados.