Lago adentro

5 octubre, 2016

Antes de fin de año, el catamarán Gran Victoria hará posible navegar las aguas del Nahuel Huapi, una experiencia para palpitar toda la potencia de la Patagonia.

turisur3

Fue un viaje largo, desde San Fernando hasta Bariloche, pero finalmente el catamarán Gran Victoria arribó a su destino: las aguas del lago Nahuel Huapi, donde, se estima, comenzará a navegar en octubre, como la nueva atracción de la empresa Turisur.
La construcción de la embarcación fue un largo proceso que demoró 24 meses, un trabajo que dejó a todos con la boca abierta cuando fue mostrada en Puerto Madero, en la capital porteña. Luego, la travesía incluyó tres días de mar abierto por el océano Atlántico hasta arribar a Río Negro. “La presentación de este nuevo catamarán es un hito fundamental dentro de un proceso de renovación e inversión de nuestra empresa, que en conjunto con la Administración de Parques Nacionales hemos trabajado bajo lineamientos de calidad y accesibilidad, seguridad y atención del medio ambiente, priorizando energías sustentables y optimizando el uso de recursos”, aseguró Manuel Echevarría, gerente general de Turisur.
Con capacidad para 255 personas, este moderno catamarán sumará la posibilidad de navegar por uno de los lagos emblemáticos de la Patagonia. A bordo, los pasajeros encontrarán confort y seguridad, dos atributos esenciales para disfrutar de los hipnóticos paisajes sureños.

Las excursiones partirán desde Puerto Pañuelo, en Llao LLao, y arribarán a Puerto Blest y la Cascada de los Cántaros. Además, será posible organizar combinaciones con otros programas de exploración o alojamiento, incluso, el paseo en barco podrá ser solo la primera etapa del cruce de los Andes.
Diseñado para su navegación en las heladas aguas del Sur, el Gran Victoria cuenta con dos cubiertas para pasajeros, un amplio bar, catorce mesas en su salón principal con amplios ventanales en sus laterales, tres escaleras para acceder al salón superior, desde donde se accede a una cubierta donde es posible disfrutar del aire libre.

Desembarco

turisur1

La excursión más tradicional del Gran Victoria lleva a los turistas a Puerto Blest y a la Cascada de los Cántaros. Ya la hora de navegación anticipa lo que vendrá, pues durante el viaje es posible avistar el islote Centinela, donde descansan los restos del Perito Francisco Moreno, padre de los Parques Nacionales.
La primera parada es la Cascada de los Cantaros. Allí los interesados pueden adentrarse en los caminos que llevan, a través de la frondosa vegetación de la selva Valdiviana, al Lago Cantaros, lugar de nacimiento de la cascada y donde se muestra imponente y añejo un alerce de 1500 años.
Para llegar a Puerto Blest, es necesario navegar otros cinco minutos. Desde allí es posible visitar la bahía y conocer las márgenes del Lago Frías, cuyas peculiares aguas verdes, provienen de uno de los glaciares del cerro Tronador, límite natural entre Argentina y Chile.

+

Mitre 150 y 219
Bariloche

T> 0294 4426109/110/112

ventas@turisur.com.ar
www.turisur.com.ar

Los comentarios estan cerrados.