Los blancos se dan corte

6 marzo, 2019
Texto Daniel Rosa

Hubo una época hermosa para los vinos blancos argentinos, pero para poder vivirla deberíamos subirnos a una máquina del tiempo y posicionarnos en las décadas del ‘70 y principios de los ‘80, donde –además– se consumía mucho más vino del que hoy disfrutamos en nuestras copas.
La gran mayoría de estos eran blancos, y pensados para el consumo diario. Más tarde, a principio de los ‘90 y de la mano del Malbec, la industria buscaba tener vinos más duraderos en la botella. En esta búsqueda, los vinos blancos perdieron mucho terreno ante los tintos, resultando difícil encontrarlos de excelente calidad exceptuando algunas perlitas.
Por suerte hace un puñado de años las etiquetas de buenos vinos blancos se fueron multiplicando. Y, desde hace menos tiempo aún, los vinos blancos de corte fueron haciéndose presente en el mercado, para que los amantes de estos se regocijen. Así lograron que los prejuiciosos que les daban la espalda se sorprendan y los disfruten cada vez más. Si sos amante de los vinos blancos o buscás romper tus prejuicios, no te pierdas esta selección de grandes blancos de corte.

Pelleriti Signature Blend de Blancs

V1 foto del primer vino recomendado MPW Signature Blend de Blancs

Marcelo Pelleriti Wines es el proyecto personal de este gran enólogo y músico, que brilla tanto en Pomerol como en el Valle de Uco, donde crea la línea Signature, con la cual se propuso interpretar y revalorizar su terroir natal, el mismo que lo inició en su exitosa profesión. Este blend se compone de partes iguales de Chardonnay y Sauvignon Blanc que fermentan juntos. Para lograr este vino, se usan técnicas reductivas y trabajo en sus lías para destacar los aromas, ganar volumen y una mayor complejidad en boca. El resultado es un vino brillante a la vista y a los sentidos, muy aromático y elegante, pero sobre todo fresco.

 

Zuccardi Serie A Chardonnay Viognier

V2 foto del segundo vino recomendadoZuccardi Serie A Chardonnay Viognier 2016
El winemaker Sebastián Zuccardi buscó para la Serie A de la familia un corte fresco y vivaz, un vino que exprese el lugar de donde nace, Tupungato, Valle de Uco, Mendoza. Para ésta tarea decidió mezclar las uvas de Chardonnay en mayor presencia y la de Viognier en menor cantidad, en busca de complejidad. Parte de ese Chardonnay pasa por barrica de roble francés, mientras que el resto lo hace en tanques de acero inoxidable para conservar su frescura. Al beber este Serie A nos encontramos con aromas a frutos como el damasco y el durazno, que conviven con algo cítrico y de ananá, y en cada sorbo nos deja una larga sensación de rica frescura.

 

Sangre Azul

V4 foto del cuarto vino recomendado Chardonnay_blue (1)
Un 100 % Chardonnay también puede ser un vino de corte, no de uvas, pero sí de distintos lugares y hasta tiempos de cosechas distintas. Así lo pensó Nicolás Navio, el enólogo de Bodega Patritti, en San Patricio del Chañar, Neuquén. Parte de este Chardonnay nace de una parcela de una zona baja, en un viñedo que le aporta muchas notas herbáceas, mientras que el viñedo de una zona más alta le da la madurez. En cuanto a la elaboración, se realizó en 3 cosechas distintas, la más temprana le da la acidez, la segunda la expresión frutal y la última el volumen en boca.

 

Bressia Lágrima Canela

lagrimacanela
Walter Bressia es tal vez el enólogo más poético de la Argentina, no solo por los nombres “Spinetteanos” de sus vinos (Conjuro, Profundo o el Lágrima Canela), sino porque afirma hacer vinos para el alma. Suelen ser equilibrados y con estilo, y –paradójicamente– buscando la menor intervención del hombre posible. Según Walter las lágrimas pueden ser de alegría y felicidad, apasionadas y sensuales. Eso es lo que expresa con este maravilloso corte de Chardonnay en mayor medida y el resto de Semillón, los que pasaron un considerable tiempo en barricas de roble. Al olerlo, a sus notas frutales se le suman las que ganó por el paso en barricas, como delicados aromas a vainilla, chocolate y dulce de leche, al beberlo se nota una placentera untuosidad. Todo un poema.

 

Bonus track

Como contamos al inicio, en Argentina se están haciendo grandes vinos blancos de corte, pero también llegan de otros horizontes: en este caso de España y de la mano de dos hermanos argentinos.

Raíces del Miño Cepas Autóctonas

VI5 foto del Bonus track, quinto vino recomendado cepas autoctonas
Héctor y Pablo Durigutti son dos enólogos que viven en una búsqueda constante creando vinos. En esta ocasión los hermanos volvieron a las raíces de la enología, para entender cómo vivían el trabajo enológico varios años atrás. Así nacieron sus “Vinos de Aldea”, en Galicia, bajo la denominación de origen Ribeiro, donde elaboran su llamado “cepas autóctonas”, las clásicas de esa región: Treixadura, Albariño, Godello y Loureira. Podríamos decir que huele a ananá y a manzanas verdes, que en la boca es graso pero fresco a la vez, pero sin temor a equivocarnos tenemos que decir que huele y sabe a lo que se bebe en los bares de Ribeiro desde hace muchos años.

Los comentarios estan cerrados.