Más allá de la evolución

6 agosto, 2013

Peugeot presentó el modelo 208, un auto que reinventa los códigos estéticos de la casa automotriz. Un verdadero salto generacional.

Los más de dos siglos de historia le imprimen a Peugeot una identidad difícil de igualar, construida a partir de la base de dos pilares: exigencia y emoción. Entiende a la perfección la interpretación que los usuarios poseen de los autos y la lleva aún más allá de la mano del Peugeot 208.

En el Hotel Hilton de Puerto Madero se presentó el nuevo modelo, que no solo representa un salto generacional –debido a su innovador estilo, tecnología y ergonomía–, sino que también muestra una nueva cara de la marca. Los invitados al lanzamiento –un evento de 3 días entre Buenos Aires y Montevideo–pudieron comprobar por sí mismos la fuerza del 208, ya que lo condujeron desde Colonia hasta Montevideo, donde fueron hospedados en el exclusivo Sofitel Montevideo Casino Carrasco & Spa y visitaron el autódromo y la Bodega Bouza. Al regresar a Buenos Aires, fueron invitados a probar el nuevo modelo por una semana.

Los códigos estéticos de Peugeot se mantienen en el 208 –muchas de sus características remiten al 206– y al mismo tiempo se renuevan: una guía luminosa destaca el diseño de las ópticas y los embellecedores de los faros antiniebla se diseñaron con sumo cuidado. El techo ofrece una gran superficie vidriada y la parrilla genera el efecto de que se desprende de la carrocería y que flota en el aire, con su marco cromado cincelado con precisión. En el interior de este marco, la rejilla dispone de barras satinadas que refuerzan su modernidad y su riqueza.

Las tres versiones, Active, Allure y Feline, son dueñas de una arquitectura revolucionaria y de equipamientos inéditos. De esta manera, convierten al Peugeot 208 en la nueva referencia entre los autos compactos insertándolo en la franja más alta del segmento B2 Hatchback.

Los comentarios estan cerrados.