Mujer única

7 diciembre, 2012

Frida Kahlo sigue dando que hablar. Revolucionando el mundo de la moda e impactando a quienes ven sus obras, esta artista se expresa a través de sus pertenencias y de sus cuadros.

Texto: Marysol Antón.
Fotos: Banco de México.

Su figura trascendió su arte, o quizá la potencia de su arte hizo tan famosa su figura. De una u otra manera, Frida Kahlo se ha transformado en un ícono de fortaleza, de rebeldía y de una mujer que siguió su camino, sin dejarse encasillar por los mandatos sociales de su momento. Así, su obra influenció para que hoy numerosas muestras la sigan reverenciando, y hasta se puede ver su peculiar rostro en remeras.

Para dimensionar el alcance que todavía hoy tiene esta creativa, basta con mencionar que el gran Valentino la escogió como la mujer que dio personalidad a su colección estival. Con las modelos vestidas en rojo y beige, peinados recogidos y grandes flores en sus tocados, la exuberancia de Kahlo llegó una vez más a las pasarelas.

En concordancia, días atrás, el guardarropa de esta artista salió a la luz. Se trató de una acción conjunta entre la Casa Azul Museo Frida Kahlo, la revista Vogue México y el grupo educativo Angloamericano que se concretó en la muestra Las apariencias engañan: los vestidos de Frida.

La exposición repasó la historia y el estilo de esta mexicana que ha sabido transitar dolores y superarlos. La particularidad de la propuesta es que por primera vez se mostraron algunos de sus vestidos y se vieron otros luego de muchos años de estar guardados. Además, distintos diseñadores internacionales exhibieron nuevos modelos inspirados en ella. La curadora, Circe Henestrosa, remarcó que “es importante revisar los aportes que Frida ha hecho a la moda, y el por qué de las definiciones de su identidad y belleza llaman la atención a tantas personas. En este momento tiene muchos significados y lecturas; para gente joven, para artistas, para mujeres y un enorme público que desea asociarse con ella. Nosotros queremos proporcionar algo al debate de la moda y poner en contexto una lectura nueva de ella a través de su guardarropa”.

Como si esto fuera poco, para coronar la exposición, se presentó un libro de gran formato realizado por la fotógrafa japonesa Ishiuchi Miyako, quien se caracteriza por los detalles impactantes de sus obras y cuyo reconocimiento es cada día más fuerte a nivel mundial.

Sin fronteras

Cruzando el Atlántico, Alemania se dejó conmover por la vida de Frida y Diego Rivera, quien fue su marido. Es que allí se expuso, en una pequeña localidad cercana a Frankfurt, una muestra integrada por 76 obras de ambos artistas pertenecientes al patrimonio del museo mexicano Dolores Olmedo. Y los números lo dejan claro: durante las primeras dos semanas, la exhibición congregó a más de 20 mil personas. Esta misma muestra se replicó en el Art Institute de Ontario, en Canadá, y luego seguirá su viaje hasta el High Museum de Atlanta, en los Estados Unidos.

Como si su potencia siguiera viva, la fuerza rebelde y genuina de Frida es todavía hoy un ejemplo para muchos.

Los comentarios estan cerrados.