Navidad mais grande do mundo

19 diciembre, 2013

Canela y Gramado no se parecen en nada al resto de Brasil. Todos los años, entre noviembre y enero, estas ciudades del Sur del país se visten con sus mejores galas para recibir a Papá Noel.

Texto y fotos: Flavia Tomaello

Canela y Gramado, ubicadas a unos 130 kilómetros de Porto Alegre, en nada se parecen al resto de Brasil. Aquí no hay playas de arenas blancas ni garotas meneándose al ritmo de la samba. El paisaje está dominado por sierras y lagos.

Gramado, la “Suiza brasileña”, sorprende con hortensias azules que invaden todas sus calles y casas de madera con techo a dos aguas. Canela es una ciudad boutique: el mismo estilo de su vecina, en un espacio mucho más pequeño, lo que la hace más encantadora y acogedora.

Ambas se transforman entre noviembre y enero con Natal Luz: la mayor celebración de Navidad del mundo. La fiesta invade todo. Negocios, veredas y casas se cubren de muérdagos, Papás Noel, arbolitos, renos, paquetes envueltos con papeles multicolor, muñecos de nieve y candelabros. Toda la comunidad participa del armado de la decoración.

Se suceden los espectáculos: un árbol que canta cuando la gente lo hace vibrar, un show que narra el origen de la fiesta, por un desfile del que participan más de 200 actores. También por aquí está “La aldea de Papá Noel”, un parque temático que alberga la mismísima casa de Santa Claus, montada sobre una construcción de 1942 que fue declarada Patrimonio Histórico.

Más allá de la Navidad, las dos ciudades tienen mucho para ofrecer. Gramado tiene dos arterias principales, Borges de Medeiros y Avenida de las Hortensias, donde se aglutinan comercios, bares y excelentes chocolaterías. Rúa Cuberta es una calle techada con restaurantes amontonados y en el Lago Negro se pueden alquilar pedalinhos (cisnes a pedal) para dar unas vueltas por el agua. Canela se resume en una caminata por Osvaldo Aranha hasta la imponente catedral de piedra, que cada noche ilumina todo su contorno con diferentes colores que se alternan.

Otras atracciones son el Parque Caracol, donde se puede acceder a la cascada homónima de 130 metros de altura o al Parque Ferradura, con caminatas que llevan a vistas de un imponente cañón. En Castelinho Caracol se sirve uno de los mejores strudels de manzana del mundo. Mundo a Vapor es un museo con maquetas funcionales a escala de barcos de vapor, papeleras, siderúrgicas y madereras, entre muchas otras.

Canela Rural propone un camino de tierra, con panorámicas continuas y pendientes muy pronunciadas, que aglutina un parque de aventuras (Alpen Park) en el que se puede practicar tirolesa, escalada y bungee jumping, con productores de quesos y bodegas artesanales, como la pequeñísima Granja do Telha o la gigantesca Alambique Flor de Vale, especializada en cachaça.

Canela y Gramado no se parecen en nada a Brasil, excepto en dos puntos: su gran voluntad de celebración y el hecho de haber convertido su fiesta principal en a mais grande do mundo.

Los comentarios estan cerrados.