O’Farrell, experiencias de autor

9 octubre, 2013

El clásico de San Isidro mantiene la impronta que lo distingue desde hace más de una década, pero también apuesta a innovar. Al sello indiscutible de autor y la combinación perfecta de sabores mediterráneos, franceses y la frescura de los productos de estación, se suman nuevos momentos y propuestas, como la del brunch.

Texto: Daniela Dini.
Fotos: BB Tesio.

Crear un momento, brindar experiencias desde los sabores y el servicio y ofrecer lo mejor de la cocina fresca y de mercado es la esencia que, desde el año 2000, sostiene el distinguido restaurant O’Farrell, en el corazón de San Isidro. Con un segundo restaurant en Manantiales, Punta del Este, desde 2005, la propuesta de este clásico también es renovarse y sorprender, siempre sobre la línea de la sofisticación, la alta cocina y el indiscutido sello que los representa desde hace más de una década. Con la firma de Hubert O’Farrell –formado en la cocina francesa y la new american cuisine–, su estilo personal combina a la perfección toques mediterráneos, latinoamericanos, franceses y de la vanguardia europea. En su carta abundan las sorpresas según lo fresco del día, los productos regionales y también, aquellos que él mismo consigue en forma exclusiva y pueden hacer a la innovación en el menú, de una semana a la otra.

De noche, los clásicos
El espíritu de O’Farrell Restaurant se luce en todo su esplendor cuando cae el día. Y los clásicos son muchos: ravioles de langostinos con crema de lima y lemongrass, eneldo fresco y gomashio, ojo de bife con hueso asado a la leña, papines de Gaiman, hongos salvajes y vegetales, y salsa de Malbec, o tal vez magret de pato a la parrilla con gnocchis de papa dorados, portobellos, chauchas y Velouté de ajo y foie gras. Para el maridaje, la propuesta incluye una extensa cava  de más de 500 etiquetas, que incluye vinos del viejo y nuevo mundo. La hora del postre es parte de la experiencia. Los preferidos, crème brulée, marquise de chocolate, fondue o la reversión de un clásico argentino, el típico queso y dulce preparado con membrillos confitados, queso brie y pan de nuez. Cada quince días hay un nuevo menú de cuatro pasos, especialmente maridado. Cada opción representa la esencia de su cocina priorizando los productos de estación.

La novedad, la sofisticación del brunch
A partir del mes de septiembre llega una nueva propuesta a la carta de O’Farrell. Acoplándose a un momento del fin de semana cada vez más instalado entre las tendencias gastronómicas, la invitación es a “brunchear” pero en la línea inconfundible de la casa. “Nos adaptamos a la nueva tendencia pero siempre con nuestro toque”, explica Soledad Rodríguez, la chef ejecutiva. “No hay platos principales pesados, sino que nos basamos en un tapeo de tres o cinco pasos, según el gusto del cliente”. Así, se puede disfrutar de la deliciosa pâtisserie de inspiración francesa con croissants tibios, pan de Brioche y Croque Madame, o bien English muffins, Bruschettas Mediterráneas o con hongos, según lo disponible fresco del día. Acompaña la panadería casera, con panes integrales, blancos y con semillas y no faltan los sofisticados carpaccios, de lomo o de pulpo, ideales para compartir y probar algo diferente. Para acompañar, deliciosos espressos, jugos naturales y el cocktail insignia, Bellini de Maracuyá. La propuesta incluye además una degustación de postres, entre los que se destacan la torta húmeda de chocolate, el Strudel y otras delicias.

Datos útiles
O’Farrell Restaurant – Av. del Libertador 15274, Acassuso
www.ofarrellrestaurant.com

 

 

Los comentarios estan cerrados.