Pasará a la historia

23 junio, 2012

Para los franceses, el año 2003 será recordado por haber sufrido uno de los veranos más calurosos del último siglo, pero sobre todo por la cosecha que se obtuvo y que hoy permite afirmar que el Dom Pérignon 2003 es uno de los grandes champagnes que pasarán a la historia.
A tal punto ha sido extraordinaria esta añada que Richard Geoffroy, legendario “chef de cave” de la bodega, no duda en confirmar que el Dom Pérignon 2003 es un “millésime”, galardón que se otorga únicamente a las grandes cosechas.
El peor verano de los últimos 53 años en la región de Champaña, que obligó a adelantar la vendimia (la más precoz desde 1822), acelerando la maduración de las uvas, le ha dado al Dom Pérignon 2003 una intensidad pocas veces vista. Que se ve reflejada también en las grandes heladas sufridas durante la primavera y que redujeron notablemente la cantidad de uva Chardonnay cosechada.
La consecuencia directa de este doble fenómeno climático ha sido que el champagne Dom Pérignon, que generalmente está compuesto en un 50% de uva Pinot Noir y un 50% de Chardonnay, en la añada 2003 posee un 62% de Pinot Noir y un 38% de Chardonnay, un porcentaje histórico que solamente se dio en 37 “millésimes” desde 1921.
Para quienes tengan la posibilidad de degustar este Dom Pérignon 2003, conviene recordar que se encontrarán ante una añada que va a pasar a la historia, y que uno no se encuentra todos los días con un producto único. Casi como tener la posibilidad de volver a contemplar al Cometa Halley cuando regrese a la Tierra.

Los comentarios estan cerrados.