Pasen y vean

13 marzo, 2012

Desde un museo que atesora piezas de anatomía hasta otro que muestra miles de medias. El mundo de las colecciones de objetos se ha convertido en un atractivo turístico de singulares y sorprendentes dimensiones.

 Por Marysol Antón

Acartonados y silenciosos suelen ser las palabras que muchos usan para definir los museos. Pero lo cierto es que el mundo del coleccionismo ha dado inicio a nunmerosos proyectos que se han convertido en galerías y sorprenden por su originalidad en la propuesta o por el escenario elegido. Acá, un surtido listado de opciones para visitar y ver arte, naturaleza y objetos históricos de distintas vertientes.

Para los nostálgicos, en Munich está el Museo del Juguete. Ya desde su emplazamiento en la antigua torre de la municipalidad se genera una atmósfera lúdica que se acrecienta cuando se comienza a subir la escalera caracol que conduce al salón donde disfrutan tanto niños como adultos. En Buenos Aires próximamente funcionará una propuesta similar y llevará el mismo nombre que su par europeo. Allí encontrarán todos los juegos y muñecos con los que imaginaban mundos fantásticos de pequeños y que ya fueron exhibidos en muestras temporarias.

Los amantes del deporte también tienen sus espacios para disfrutar. Así, en Inglaterra está el Museo Británico de Golf, un singular lugar donde se puede conocer desde la historia medieval de esta práctica, apreciar el avance del equipamiento, hasta acercarse a reyes y reinas que se han destacado por su swing. Este museo está en las praderas de St. Andrews, área en la que se tiene el primer registro de un juego de golf allá por el 1400.

En arte, si estás por Málaga no podés dejar de visitar el Museo de Picasso. Este emprendimiento tiene que ver con el deseo profundo de este famoso pintor de que su obra permanezca en su ciudad natal. Lo maravilloso es su manera descontracturada de acercar el mundo creativo al público en general, una línea de trabajo que continúa el pensamiento de este plástico sorprendente.

Ahora, si de historia se trata, en Lituania están las Grutas Parkas. Allí es posible ver las antiguas esculturas que quedaron de la ocupación soviética de esas tierras. Por último, en Nueva Delhi, India, se encuentra el Museo Internacional de Baños e Inodoros. Fundado por Bindeshwar Pathak, famoso por su lucha por preservar los recursos hídricos. En dicha colección se pueden encontrar tazas que son anteriores al nacimiento de Cristo, siempre con el foco puesto en encontrar maneras sustentables de emplear el agua en el futuro.

Una selección variada que pugna por aparecer en la agenda de muchos turistas. ¿Cuál te gustaría conocer?

 

Los comentarios estan cerrados.