Paul Hobbs, el rey de la viña

20 noviembre, 2012

De visita en nuestro país para asesorar a sus clientes, este legendario enólogo estadounidense brinda su opinión sobre los vinos argentinos y cuenta su afán por elaborar el Cabernet Sauvignon perfecto.

 Por: Luis Lahitte
Fotos: Juan López Gil

 Paul Hobbs es uno de los más célebres winemakers del mundo. Este enamorado de la Argentina, campechano, sonriente e informal, está lejos de la grandeur y el envaramiento que adoptan algunos de los protagonistas del universo del vino. Viaja permanentemente por el mundo asesorando a sus clientes mientras administra sus propios emprendimientos: Viña Cobos en la Argentina y Paul Hobbs Winery en EEUU. Con un pie en el avión para regresar a su casa en Sonoma, California, Contraseñas tuvo la oportunidad de entrevistar a esta “vaca sagrada” de la enología mundial.

¿Qué lo trajo a la Argentina en esta ocasión?

Tres cosas: vine a ver la poda (paso mucho tiempo en la viña supervisando la poda), la búsqueda de vinos vintage y a orientar a mis clientes acerca de la logística necesaria para la próxima cosecha (Hobbs asesora en la Argentina a 12 bodegas ubicadas en diferentes regiones).

Su Santo Grial es la búsqueda del Cabernet Sauvignon perfecto. ¿Cuán lejos está de lograrlo?

En Cobos estamos trabajando en ello, en el concepto de “microterroir”. Para alcanzar un muy alto nivel, la perfección, vamos a necesitar al menos 15 años, pero dentro de los próximos 5 a 10 años podremos ver algunos resultados. Aún así, ¿se puede alcanzar la perfección? Un gran maestro de sushi venerado en Tokio, una figura mundial, afirma que aún no la ha alcanzado y que sigue esforzándose para conseguirla.

¿Qué hay de sus emprendimientos en Armenia, una región tan exótica para producir vino?

Armenia está considerada la región vitivinícola más antigua y tiene un valor histórico incalculable. Estuve en cuatro ocasiones y me encontré con que se puede hacer algo distinto y único con la experiencia, técnicas y materiales que estoy trayendo de California, Francia y Argentina.

¿Cómo ve al mercado argentino?

El problema es que cuando las reglas políticas y económicas cambian significativamente, alteran los resultados en un negocio de largo plazo como la vitivinicultura. Y no podemos darnos el lujo de tener este tipo de volatilidad, porque cuando a los compradores internacionales se les modifican los tantos, te agradecen por los servicios prestados y se van a comprar vino a otro de los 40 países productores, ávidos por vender sus productos.

Pero no todo es negativo. Lo bueno es que la región está creciendo, se está transformando de a poco en consumidora de vino. Sucede lo mismo en Asia; cada vez se consume más vino. Y esto es una gran oportunidad para la Argentina; lo afirmo: una gran oportunidad. No quiero irme del tema, pero dejame que te diga lo siguiente: este es un país tan rico, con tanto para ofrecer, tanto por su tango, fútbol, carnes, paisajes y vida cultural, como por su hospitalidad y fuerte concepto de familia. Sí, una idea de familia sólidamente instalada. Todo esto hace que, a pesar de los vaivenes políticos y económicos, sea un país muy atractivo para los extranjeros, en todo sentido. Y quizás el vino sea la puerta de entrada para dar a conocer la Argentina en el mundo.

¿Cómo ve a Viña Cobos (bodega mendocina de la que Hobbs es accionista principal) en los próximos 5 años?

Estamos en un proceso de consolidación. Esto implica investigación, posicionamiento, ensayos y mejora de la calidad, porque nuestro Norte apunta a lograr un producto de excelencia. No pienso sólo en función del aumento de la producción o de las ventas, sino en alcanzar grandes vinos dentro de una empresa inserta en su comunidad. Esto lógicamente traerá beneficios económicos. En los próximos 5 años haremos mejores vinos, fortaleceremos la posición del Cabernet Sauvignon, del Chardonnay y del Pinot Noir, además del Malbec. Queremos elevar la calidad de estos cuatro vinos, “nuestros jinetes”.

Los comentarios estan cerrados.