Planificación estratégica

12 abril, 2013

Ante la imprevisibilidad del entorno, el profesor Fernando Zerboni propone que las empresas planteen alternativas para enfrentar cambios importantes en las principales variables del negocio.

Por: Fernando Zerboni
Profesor del área de Dirección Comercial del IAE Business School.

Aunque los sudamericanos estamos acostumbrados a cimbronazos macroeconómicos o de regulaciones, aún no está del todo extendida una práctica que pueda alivianar las consecuencias de los cambios bruscos de contexto: el planeamiento estratégico. Por esta razón, es importante que los empresarios y líderes de organizaciones generen planes para contemplar cambios en las principales variables del entorno. El objetivo es que estemos mejor preparados para contingencias negativas y eventualmente podamos salir airosos de situaciones que parecían definitivas. Como premisa propongo la planificación por escenarios, pensar en situaciones estratégicas que realmente cambien el negocio para poder diseñar planes de acción.

Planificación vs. Presupuesto
La planificación es algo común en las empresas, pero casi siempre es presupuestaria y no estratégica. Cuando armo un presupuesto sin planificar, no estoy poniendo en duda ninguna de las variables críticas que tiene el negocio. Este proceso suele quedarse en la parte alta de la organización sin involucrar a las áreas funcionales, cuando en realidad la información está en los límites de la organización. La propuesta es salir del día a día y hacer un análisis de las principales tendencias sociales, culturales y políticas. Los entornos inestables de América Latina y los problemas actuales de Europa deberían ayudarnos a pensar que las crisis a veces están a la vuelta de la esquina. Se trata de empezar a anticipar decisiones. Es un ejercicio de pensamiento profundo para generar un lenguaje común con un determinado grupo de personas de la organización, y con esta práctica, la planificación puede transformarse en un aprendizaje. Esto no significa que debemos tener una gran cantidad de recursos ociosos, sino tener a la gente preparada con la dinámica de escenarios. Nos toca estar en entornos inestables y eso nos obliga a estar atentos.

Cuatro elementos de la planificación por escenarios:

–          Analizar y explicitar qué decisiones estratégicas ya fueron tomadas en la organización.
–          Pensar qué variables pueden modificarla.
–          Ponerle nombre a los escenarios posibles.
–          Empezar a relacionar variables: ver quiénes ganan y quiénes pierden, y empezar a tomar decisiones.

Los comentarios estan cerrados.