¿Qué ves cuando me ves?

3 septiembre, 2012

Cuando parecía que ya estaba todo inventado, la marca coreana se despachó con un nuevo concepto: un auto asimétrico, con una puerta de un lado y dos del otro…

Por Martín Egozcue

Cuando parecía que ya se había inventado todo en la segmentación de automóviles, que ya no había posibilidad de generar nuevas tendencias, Hyundai se despachó con un modelo por demás original. Se llama Veloster y su principal característica es que es asimétrico. ¿Qué significa esto? Que tiene una puerta sobre un lateral… ¡pero dos en el otro!
El Veloster, que ya se comercializa en la Argentina, combina la deportividad de una coupé con la mayor funcionalidad de un hatchback, mediante una segunda puerta en el lado del acompañante para el acceso a las plazas traseras.


La tercera puerta es, de esta forma, la característica más distintiva del Veloster. Para su creación, los diseñadores e ingenieros de Hyundai se basaron en las dificultades para acceder a las plazas traseras en las coupés tradicionales, donde hay que abrir por completo las grandes puertas para poder ingresar, luego de haber movido previamente el asiento del conductor o del acompañante.

El Veloster resuelve este problema con su configuración asimétrica, donde los parantes laterales están desfasados. Así, la puerta del conductor es de mayor tamaño (coupé típica), mientras que presenta dos puertas más pequeñas del lado del acompañante. Además, la manija de la tercera puerta se esconde como continuación del vidrio lateral para que resulte poco visible.
Esta coupé o hatchback, según cómo se lo mire, llega a la Argentina en una única configuración de equipamiento y con motorización naftera de 1.6 litros y 130 caballos. La alternativa de elección está en el tipo de transmisión, siempre de seis velocidades. Con caja manual, su precio es de 34.900 dólares; con caja automática, de USD 36.400. En cualquier caso, la garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros.

Para su lanzamiento en Argentina, el equipo de Marketing de Hyundai Argentina desarrolló un ejercicio de participación y colaboración en Internet, denominado Proyecto Veloster 2.0. El objetivo de esta acción fue determinar las preferencias de los internautas interesados sobre las múltiples opciones de configuración del modelo, con el fin de poder elegir las versiones definitivas del vehículo a comercializar.
Así, el Veloster es el primer auto que se vende en la Argentina tras ser configurado a través de Internet y en base a la preferencia de cerca de 6.000 usuarios, que durante más de tres meses participaron de dicho proyecto.

Los comentarios estan cerrados.