Raúl Pérez, el pecado y la mencía

27 noviembre, 2013

Este joven enólogo español, que saltó al estrellato por su acertada revalorización de la uva mencía, nos llevó a visitar un par de bodegas donde produce memorables vinos que se destacan por estar elaborados con variedades casi desaparecidas.

Texto: Luisa Zuberbuhler.
Fotos: Camilo Aldao.

Desde su pueblo de El Bierzo, Raúl Pérez se ha convertido en el enólogo más solicitado de España con etiquetas a menudo difíciles de encontrar, muy valoradas por sommeliers y críticos internacionales desde que en 2008 lograra ver calificados dos vinos suyos con 98 puntos: El Pecado (mencía de Ribeira Sacra) y Ultreia de Valtuille (mencía de Bierzo); y un tercero, A Trabe (tinto de Monterrei), con 97 puntos en la lista de The Wine Advocate de Robert Parker.

En la clasificación de 2012 de los vinos españoles con 95 o más puntos, Pérez volvió a colocar esos tres vinos y les suma Prieto Picudo 2007, Rara Avis 2007 yLa Claudina2007 –el único blanco– con 96, y Sacrata 2007 con 95 puntos. Y ojo los otros dos vinos con 98 puntos en esta lista, Viña El Pisón 2007 y Vega Sicilia Único Reserva Especial; cuestan más de 250 euros cada uno, mientras que el famoso El Pecado apenas llega a los 60 demostrando que un vino de alta gama no tiene por qué ser inalcanzable.

A Raúl Pérez lo conocimos a fines del año pasado en Buenos Aires. Lo invitamos a San Rafael y, como era inevitable, Bombal y Aldao se sumaron a la interminable lista de bodegas con las que trabaja fuera de España. Y mientras un Malbec con su firma iba tomando cuerpo en San Rafael, nosotros recalamos en el ultra confortable Parador de Villa Franca del Bierzo y durante una semana seguimos los pasos de este loco lindo, empezando por su terruño natal, el pueblito de Valtuille en El Bierzo.

Fuimos al viñedo y la bodega de su familia (Castro Ventosa) y a Bodegas Estefanía, uno de sus principales clientes con la etiqueta Tilenus. En su bodega de Salas de los Barrios vimos los toneles donde pisan la uva a pie y catamos sus vinos. Obviamente también nos llevó a recorrer Villafranca, parada clave en el Camino de Santiago: imperdiblesla Puertadel Perdón y las Médulas, impresionantes minas de oro cavadas en las montañas por los romanos. Almorzamos en lo de Rosario, la dueña de la bodega familiar y la tía que lo crió. También devoramos tapas en Menta y Canela, el Gastro Bar de sus primos.

Nuestra siguiente parada, la Ribeira Sacra, nos impactó con la imponente belleza del cañón del río Sil y sus escarpadas laderas tapizadas por diminutos viñedos en terrazas talladas por los romanos, que elaboraban ahí el legendario Amandi, considerado por el emperador Trajano el verdadero “oro del Sil”. Fernando González, propietario de Adega Algueira, nos esperaba con una degustación de sus principales caldos seguida de un manjaresco almuerzo. Sorprendentes los blancos con la uva autóctona godello –bastardo en portugués– y los tintos con mencía, merenzao –la uva de los grandes Oportos o brancellao. Todos con o sin guarda en madera usada pero siempre pisados a pie.

Otro día nos llevó al Norte de Portugal, hasta Niepoort –uno de los principales productores de oporto desde 1842– donde nos esperaba un simpatiquísimo Dirk Van Der Niepoort para almorzar y mostrarnos su flamante bodega dedicada a producir vinos de primera en el Douro. Excelentes el Tiara, con uva moscatel de viñedos muy antiguos, y dos tintos Utreia –el saludo de Santiago– elaborados por Raúl en esta bodega con distintas uvas locales.

En la última etapa, Valdevimbre, este insólito enólogo berciano que en la última muestra de vinos relacionados con él, entre vinos propios, familiares o asesorados, logró reunir cerca de doscientas etiquetas distintas, nos sorprendió con su Rara Avis, un tinto de prieto picudo y con su cancherísima bodega y loft que literalmente está construyendo él mismo: colocó pisos y techos.

 

DATOS ÚTILES 

  • Dos opciones: instalarse en el Parador de Villafranca del Bierzo o combinarlo con el Parador Santo Estevo, antiquísimo monasterio benedictino en plena Ribeira Sacra, y con la Pousada Santa Maria do Bouro, monasterio cisterciense del siglo XII en Amares, al Norte de Portugal. Sentinel, representante de Paradores y de Pousadas de Portugal: Carlos Pellegrini 1055, piso 12 “A”, Tel.: 4393 3033, representaciones@sentinelreps.com.ar
  • Las bodegas de Raúl Pérez no se visitan, a las demás se las puede contactar por la web. Adega Algueira, abierta todos los días, ofrece restaurant y paseo en bote por cañón del Sil, info@algueira.com Tel.: 982 152238.
  • Menta y Canela, Gastro Bar. Calle Alonso Cano 10. Cuatro Vientos. Tel.: 987 40328.

Los comentarios estan cerrados.