Retiro, el polo gastronómico que viene

7 marzo, 2013

En apenas dos meses, el barrio de Retiro ha sorprendido con una serie de inauguraciones que seguramente darán que hablar. Otro circuito más que se suma al itinerario culinario porteño.

Texto: Luis Lahitte.
Fotos: BB Tesio.

Palermo, Puerto Madero y San Telmo. A los ya tradicionales polos gastronómicos porteños se les ha sumado una novedad, que sin llegar a tener la condición de tal, despunta como una alternativa para salir a comer: se trata de Retiro, el barrio que en apenas unos días sumó cuatro restobares de primer nivel que se suman a la oferta culinaria del barrio.

Sobre “el codo aristocrático de Arroyo”, tal como describió Eduardo Mallea a la curva típica de esa calle, se acaban de inaugurar Florería Atlántico y una sucursal de Farinelli; ambos negocios se suman al exitoso Le Sud, el restaurant del hotel Sofitel.

Florería Atlántico es una propuesta ecléctica que consta de una planta baja y un subsuelo. Ocupa el solar de lo que en su momento fueron Saló y L’Abeille. En la parte superior hay una florería y vinoteca, pero abajo se encuentra un speakeasy (nombre que se daba a los bares clandestinos en los EE.UU. durante la vigencia de la Ley Seca), al que se ingresa a través de la puerta de una cámara de frío. Cuando se bajan las escaleras, uno se topa con un bar rectangular que hace honor a las corrientes migratorias recibidas a principios del siglo XX, cosa que se ve reflejada en la carta de tragos que sabiamente diseñó Tato Giovanonni, el conocido bartender y socio del emprendimiento. Monstruos marinos que hacen alusión a las travesías oceánicas de los viajeros decoran las paredes, de las cuales emergen sendas lámparas de brazos metálicos. Otra característica de la casa es que la cocina cuenta con una parrilla a leña, de donde salen todos los platos de cocina. Queda en Arroyo 872 y abre de lunes a sábados desde las 10 h al cierre.

En la esquina de Arroyo y Suipacha, donde alguna vez hubo una antigua farmacia, se abrió un apéndice de Farinelli, la original cafetería-restaurant de la calle Bulnes que cada mañana produce una notable pastelería (pain au chocolat, crumble de manzana, cheesecake, tarteletas, etc.), jugos realizados al momento y plato del día para almorzar, todo exhibido a los ojos del público sobre un largo mostrador: el ambiente es moderno y décontracté, un tanto minimalista, donde priman los colores blanco y colorado. Allí se puede tomar café Illy y limonada casera, entre otras cosas. Abre de lunes a sábado de 8 a 20 h. Queda en Arroyo al 900.

A casi dos cuadras de Farinelli, sobre Basavilbaso entre Libertador y Juncal, en lo que supo ser el antiguo Mercado de las Flores, Luis Morandi (factótum del Gran Bar Danzón) inauguró Grand Café, un bar que hace honor a su nombre debido a las dimensiones y la altura de los techos. Fue pensado para recibir a la gente del barrio con una propuesta sencilla pero confiable: desayunos, ensaladas, sándwiches, pastelería y plato del día, todo de elaboración propia. Tiene una estética fabril, incluso gótica, con las paredes que exhiben sus flancos de hormigón y una profusión de lámparas con pantallas con campanas metálicas que cuelgan del techo. Lindero al Grand Café hay otro local, aún más amplio, en el que Morandi y sus socios abrirán “Basa”, un restaurant que, según se rumorea, será la quintaesencia del chic. El Grand abre de lunes a sábados de 8 a 20 h.

Cerca de allí, cruzando la Plaza San Martín, se encuentra “Mullu”, la creación del chef peruano José Castro Mendivil que vio la luz en el mes de diciembre. Se trata de un pequeño restaurant muy cozy, decorado con coloridas telas y sillas Bertoia que rodean una barra en “U”. El fuerte de la casa es la cocina fusión peruano-nikkei, algo que Mendivil domina a la perfección, ya que estuvo involucrado en los proyectos de Osaka y Sipán. Cuando los clientes ingresan, el personal los recibe al grito de ¡Rimaykullaki!, que significa bienvenido en quechua. Además se pueden tomar deliciosos piscos sour o piscos con chicha morada, especialidades de la casa.

Los comentarios estan cerrados.