San Rafael Non stop

8 marzo, 2018
Texto y Fotos  Esteban Widnicky

Si hay algo que identifica a San Rafael es su movimiento. Cualquier momento del año puede ser el ideal para conocerla.

El entorno natural le suma posibilidades a un abanico de excursiones de lo más variadas y a una oferta gastronómica que creció en identidad y sutileza, sobre todo a través de la incorporación de las bodegas al circuito. Los restaurantes clásicos aggiornaron su propuesta para salir con fuerza a completar un panorama en el que también están las cervecerías artesanales.

Los Reyunos
A sólo 43 kilómetros de la ciudad de San Rafael -y por un camino árido-, se levanta el impactante Embalse Los Reyunos, alimentado por el río Diamante. En medio del rocoso desierto, su lago de 750 hectáreas, suena casi a milagro. La vida al aire libre aquí no hace falta estimularla, sale sola. Se puede optar por el windsurf, las canoas, la pesca –claro-, las cabalgatas, el trekking o el mountainbike. O simplemente nadar bajo el sol, un omnipresente de esta región… (el agua se mantiene en 20º C casi todo el año).

Modo aventura
San Rafael es sinónimo de turismo aventura. Desde hace añares sus profundos cañadones eran lo primero que se buscaba para hacer rafting, incluso antes que este deporte se pusiera de moda y tuviera toda la estructura de cuidado y seguridad que ahora tiene. Hoy, ese punto de atractivo está ampliado y superado con el Parque de la Aventura.
Ubicado entre la ciudad y el Cañón del río Atuel, es un lugar imprescindible si se quiere experimentar la adrenalina en un contexto natural, rústico pero perfectamente cuidado.

EAW_8136

Tiene un circuito para atravesar un gran cañadón por medio de 19 juegos aéreos diferentes (desde tablas suspendidas en línea o en diagonales hasta troncos móviles en altura). El rappel y el canopy o tirolesa ya son un clásico. Ya sea que se quiera descender por la montaña rocosa ayudado de una cuerda y de un dispositivo de freno o se desee cruzar de un cerro al otro a toda velocidad con una cuerda o cable que una ambos puntos.
Y para el final, cuando el cuerpo dice basta, está la Observación Estelar en bienvenidas hamacas paraguayas. Desde la se puede disfrutar de las estrellas, charla mediante, para comprender qué es eso que estamos mirando.

Cañón del Atuel
Antes de llegar al Cañón del Atuel -el corazón  del departamento de San Rafael- se puede seguir un camino serpenteante sembrado de  lugares a los que conviene dedicar un buen rato: están los diques El Nihuil y Valle Grande, el centro de esquí Valle de Las Leñas, Sierra Pintada, Cuesta de Los Terneros, El Infiernillo, entre otros.
Elegimos parar en la cuesta de El Infiernillo para hacer algunas fotos. Plantaciones de olivo, sierras pintadas y un horizonte suave y eterno nos tenían atrapados.
Llegamos finalmente al Cañón del Atuel, un sendero custodiado por altísimas formaciones rocosas que parecen esculturas terminadas a mano. Al costado del camino, el río responsable de tanta exuberancia.

OK EAW_8615

Comer y beber
Como no podía ser de otro modo, el departamento corazón de Mendoza también respira viña, vino, parra y cava. Actualmente, hay 100 bodegas y Bianchi es la más grande: produce entre 15 y 20 millones de litros por año. En los 40 minutos que dura la visita guiada, se recorre la historia de la familia y se aprecia parte de la viña, su funcionamiento e historia.
El recorrido, en su mayor parte por pasillos subterráneos, resulta fascinante en sus penumbras y aromas. La degustación final es para el aplauso.

OK EAW_8044

Ibarra, vinos de familia
No es una bodega, es un emprendimiento familiar. Con Edgardo Ibarra a la cabeza (62 años y 42 de vinos), su hijo Pablo como ladero, Eliana, que deleita con su cocina fusión; Ignacio, enel mundo de las cervezas artesanales; y otro hijo estudiando en España, los Ibarra encontraron un modo de volcarse hacia lo que más les gusta de un modo innovador.


“Nuestro compromiso se resume en la idea de brindar productos y servicios a través de un proyecto integrado con actividades en torno al vino, siempre teniendo como horizonte el respeto por la naturaleza”, resume Pablo Ibarra.
El recorrido gastronómico por San Rafael se puede completar con la visita a la fábrica de aceite de oliva Yancanelo y con una parada en L’Obrador, un restaurante familiar preparado para recibir amigos.
Irse sin haber probado la carne a la masa, es imperdonable. Igual, no es grave, sólo es cuestión de dar media vuelta y volver.

Qué Hacer

Parque de la Aventura
www.parquedelaaventura.com

Bodegas Bianchi
www.casabianchi.com.ar

Bodega Familia Ibarra
www.bodegafamiliaibarra.com

Bodega Finca El Nevado
www.fincaelnevado.com

Agencias de Viajes San Rafael
www.millantiviajes.com.ar

Para más información:
www.sanrafaelturismo.gov.ar

Los comentarios estan cerrados.