Un mundo de 7 asientos

31 agosto, 2012

El mercado argentino presenta una amplia oferta de modelos de tres filas de asientos. De distintas marcas y orígenes, todos fueron concebidos para facilitarles la movilidad a las grandes familias.

Por Martín Egozcue

Es el gran problema que aqueja a las familias numerosas, aquellas con más de tres chicos. ¿Cómo acomodarlos a todos en un mismo vehículo para un paseo, por más corto que sea? Imposible en uno “convencional”, de esos que contemplan dos filas de asientos. Atentos a esa necesidad puntual, los fabricantes han desarrollado modelos con tres filas de asientos, que permiten acomodar a dos pasajeros adicionales. Se trata, en general, de vehículos familiares, del tipo monovolumen, aunque también los hay del segmento SUV (utilitarios deportivos). En Argentina existe una amplia oferta en este segmento.
Es importante entender que, cuando los asientos de la tercera fila se están utilizando, el espacio para la carga de equipaje se reduce drásticamente. Lo interesante es que esas últimas butacas pueden en general rebatirse y, en algunos casos, hasta extraerse por completo del vehículo, lo que amplía el volumen del baúl en caso de necesidad. Además, la 6ª y 7ª plazas son habitualmente pequeñas, con poco espacio para las piernas, pensadas para que viajen allí niños o jóvenes. Un adulto, si lograra acomodarse, difícilmente viajará cómodo.

El Dodge Journey, de la marca estadounidense perteneciente al Grupo Chrysler, es un ejemplo de este tipo de vehículos. A nuestro país llega importado desde México, con reconocida relación precio-producto, al menos hasta que estalló el conflicto bilateral en materia de comercio automotor. La versión de 7 plazas (también hay de 5) se comercializa a 38 800 dólares. Es la denominada SXT, con motor naftero 2.4 de 170 caballos y caja automática de 4 velocidades.

Continuando hacia arriba en la escala de valores, el siguiente es el Peugeot 5008, el nuevo monovolumen familiar que la marca francesa lanzó en el país a comienzos de 2012. Importado desde Francia, arriba con altos estándares de confort y seguridad. Se ofrece en dos versiones, Allure y Allure Plus, con precios de $172.500 y $194.500, respectivamente, siempre con motor naftero turbo 1.6 de 156 CV y caja manual de 6 velocidades.

Otra alternativa de siete plazas es el Citroën Grand C4 Picasso, que también llega desde Francia, en este caso con dos opciones mecánicas: nafta 2.0 de 143 CV con caja automática de 4 marchas, y diesel HDi 1.6 de 112 CV con transmisión manual de 6 velocidades. La primera se comercializa a $ 209.300 y la segunda, a $ 202.000.

 

Ford es otra de las marcas presentes en este segmento para familias extra-large. En su caso, la propuesta es el S-Max, otro modelo de alta gama, importado desde Bélgica. Hay dos versiones: una con equipamiento Trend, asociado a un motor naftero 2.0 de 145 caballos, con transmisión manual de 5 velocidades, por $ 209.900; la otra, de nivel Titanium, con un naftero 2.3 de 161 CV y caja automática de 6 relaciones, a $211.000.

Volkswagen también aporta a este segmento con el Sharan, otro producto europeo que aquí se ofrece en dos versiones. Una es la Comfortline, con un moderno motor TSI de tecnología BlueMotion que, con solo 1.4 litros, logra desarrollar 150 caballos. La caja es manual de 6 velocidades. El precio, de $234.400. La otra versión es la Highline, con el impulsor TSI 2.0 de 200 caballos y caja automática DSG, por $264.900.

Hasta aquí enumeramos modelos de perfil netamente familiar. Pero como apuntamos al comienzo, también hay alternativas de siete plazas entre los SUV. En Argentina, algunas de ellas son la Hyundai Santa Fe (desde USD41.500), la Chevrolet Captiva (desde $201.500) y la Toyota SW4 (desde $327.000). Estas versiones son, además, vehículos de tracción integral por defecto (Captiva, SW4) o que incluyen en su gama opciones 4×4 (Santa Fe).

Los comentarios estan cerrados.