Tan cerca, pero tan lejos

6 marzo, 2013

La combinación lujo y ecología se da en este lodge del delta rodeado por la naturaleza y reconocido como un alojamiento ecosustentable.

Texto: Paula Niño Kehoe.
Fotos: Juan López Gil.

La vegetación invade los alrededores de la lancha que nos lleva desde Bahía Grande de Nordelta hasta la segunda sección del delta en las Islas de San Fernando. Plantas acuáticas, como la falsa verdolaga, los camalotes, el helecho y el repollito de agua, dominan el río mientras avanzamos hacia La Becasina Delta Lodge. Las plantas palustres –que viven en suelos constantemente inundados y poseen raíces que las fijan fuertemente al suelo– también participan de la escenografía: talias, juncos, cortaderas o plumachos, lirios amarillos, papiros y totoras. Cada componente de este ecosistema ayuda a mantener el equilibrio estable del entorno. La función que cumplen estas plantas es vital: retienen y asimilan los excesos de nutrientes para evitar que se dirijan al agua y favorecer el crecimiento de las algas y la clarificación de las aguas, donde los peces del lugar (carpas, pejerreyes, tarariras, mojarritas, bagres y dorados) también se benefician al tener su entorno cuidado.

Lodge eco friendly
La naturaleza del paisaje es la protagonista al arribar a La Becasina Delta Lodge, que la conserva en estado semisalvaje, y gracias a su compromiso con el medio ambiente, fue reconocido como alojamiento sustentable por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible. “Tratamos de concientizar a los huéspedes con respecto a la separación y al desecho de residuos”, nos explicó Gustavo Romero, el encargado del lodge. Cuentan con un sistema de reciclaje que separa en origen los desechos de aluminio, vidrio y PET –plástico empleado para botellas y envases– que luego son retirados por la Municipalidad de San Fernando. Además, reciclan el aceite que se utiliza en la cocina: lo almacenan y lo transportan al puerto de frutos, para luego ser ubicado en el punto de acopio en la Fundación Don Orione, para la fabricación de biodiesel.

La Becasina, que cuenta con quince bungalow suites con deck privado, rodeados por el agua y sumergidos en la exuberante selva del delta, tiene incorporadas otras prácticas ecológicas a las actividades diarias del hotel. Fabrican compost –abono orgánico– con los desperdicios orgánicos, que sirve para la fertilización o enmienda para la tierra. Se dice que por cada 100 kg de restos orgánicos se pueden obtener 30 kg de abono. De esta manera, el lodge no utiliza fertilizantes químicos y no perjudica la tierra.

Actualmente, el hotel es uno de los pocos emprendimientos turísticos que tratan sus aguas servidas, un asunto importante ya que su tratamiento nulo puede provocar una gran contaminación. El alojamiento utiliza agua de río tratada por su propia planta potabilizadora y posee sistemas de reciclado del agua de la pileta de natación, mantenida siempre en un estado impecable.

Gustavo mencionó que para evitar incendios y preservar la flora intacta, las habitaciones no cuentan con velas ni fósforos. “Utilizamos luces de bajo consumo y evitamos el uso de pilas”, resaltó el encargado, quien nos recibió en la biblioteca del lodge, que se destaca por sus libros de la flora y fauna autóctonas y juegos de mesa para entretenerse cuando cae el sol.

Placer y negocios
La Becasina es el destino ideal para una escapada romántica: la privacidad, la paz y la naturaleza se fusionan y brindan una estadía especial. Relajarse en la grandiosa pileta, tomar sol en el deck, o mimarse con una sesión de masajes contribuyen a un estado de total serenidad, propiciado por la política de no aceptar menores de 18 años.

Otra posibilidad es la organización de reuniones empresariales y outings: Gustavo nos contó que llegan grupos de hasta 30 personas y cierran el lodge para su encuentro. Luego pueden disfrutar de las actividades y comodidades del lugar, entre las que se encuentra un amplio helipuerto, para aquellos que prefieran llegar rápidamente por el cielo en vez de por el agua.

Paseos en bote a pedal, travesías en kayak, pesca y excursiones hacia el interior de la isla son algunas de las propuestas de La Becasina, que brinda un servicio 5 estrellas all inclusive y exquisitos platos de la mano del reconocido chef Telmo Bero. Perfecto para desconectarse del movimiento urbano: es cerca de la ciudad, pero el silencio y la vegetación nos dan la ilusión de que estamos aún más lejos.

Datos útiles:
2ª Sección de las Islas del Delta sobre el Arroyo Las Cañas, San Fernando, Buenos Aires.
4328-2687 / 4728-1253
reservas@labecasina.com
www.labecasina.com

 

 

Los comentarios estan cerrados.