Tecnología que salva vidas

1 julio, 2018
Texto  Sergio Cutuli

Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, entidad que evalúa el nivel de seguridad de los autos que se venden en nuestra región, pasó por Buenos Aires y lo entrevistamos. Sostiene que habría que testear todos los autos e incentivar la venta de los que tengan mejor equipamiento de seguridad.

Seguridad-2

El nivel de seguridad de los autos, que están disponibles en nuestro mercado, empezó a dejar de ser un misterio hace ocho años, cuando se lanzó Latin NCAP. Se trata de un programa independiente de evaluación de vehículos nuevos para América Latina y el Caribe que ensaya mediante test de choques, los modelos que se venden desde México hasta Argentina.
Hay diversos criterios para elegir los autos, los cuales son comprados en concesionarios y llevados a laboratorios en Europa. Allí, se los califica con un rango medido en estrellas,  que va desde 0 a 5, y que determina la protección de los ocupantes.
Como no hay una uniformidad de criterios en cuanto a la obligatoriedad de ciertos niveles de seguridad -los países tienen diferentes niveles de exigencia- hay autos que están en extremos opuestos de la tabla.
Para promover algunos adelantos de tecnología en materia de seguridad, recientemente pasó por Buenos Aires “Stop The Crash”, una iniciativa que promueve a nivel global la implementación de algunos sistemas de seguridad que ya están vigentes en la industria y que pueden contribuir a evitar accidentes, como el Control de Estabilidad y el Frenado Autónomo de Emergencia.
En ese marco, entrevistamos a Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, para profundizar sobre algunos aspectos y conocer qué se logró hasta ahora y qué es lo que viene.

¿En qué consiste Stop The Crash y cuál es el objetivo de su visita a nuestro país?
-Es un evento itinerante que arrancó en 2015 en Brasil, estuvo en China, Malasia, Tailandia y Chile. ¿Por qué Argentina? Porque preside el G20, tiene un rol de liderazgo importante, además de la postura que fijó el presidente Mauricio Macri en su discurso en la apertura legislativa de 2018 respecto de la Seguridad Vial.
El objetivo es incentivar la aplicación de una serie de tecnologías que son el Frenado Autónomo de Emergencia y el Control de Estabilidad. El principal mensaje es pedir por el incentivo (fiscal o impositivo), como tienen los vehículos de bajas emisiones.
Que los vehículos que cuenten con estos elementos sean “alcanzables”, porque creemos que desde ese punto de vista se va a conseguir un cambio en el mercado mucho más rápido que el que se logra con normas obligatorias.
Las demoras en las obligatoriedades al único que perjudican es al consumidor que menos dinero tiene. A la gente que tiene interés por tener un auto con más seguridad, hay que ayudarla para que lo logre.

-¿Cuál es el costo de la implementación de un sistema como el Frenado Autónomo de Emergencia, por ejemplo?
-Dimos el ejemplo de que cuesta unos 300 euros porque esa es la diferencia en Europa, en un caso concreto.

-¿Notan un cambio en los criterios de seguridad?
-Sí, sobre todo en la gama más baja. Hay un cambio en el mercado y si no, vean lo que está pasando con Latin NCAP; hay marcas que antes no se molestaban en la seguridad y hoy están invirtiendo.

Seguridad-1

Control Electrónico de Estabilidad (ESC o ESP)

Se lo considera el avance más significativo en la seguridad vehicular desde que se introdujo el cinturón de seguridad y es uno de los sistemas de prevención de accidentes más importantes disponibles actualmente. Esta tecnología ya ha ayudado a evitar que cientos de miles de accidentes de pérdida de control y ha salvado decenas de miles de vidas. Sobre superficies secas, mojadas o resbaladizas, si el vehículo comienza a patinar, el ESC o ESP responde en milisegundos y corrige el deslizamiento, al reducir el par motor y frenar las ruedas individualmente para que el vehículo vuelva a su curso. Funciona mediante sensores que monitorean continuamente la estabilidad.

Autónoma de frenado de emergencia (AEB)

Es una tecnología de seguridad avanzada que puede ayudar a los conductores a evitar o mitigar las colisiones con otros vehículos o peatones en la vía pública. Mediante el empleo de radares, cámaras o sensores ópticos (o bien una combinación de éstos), el sistema puede detectar con rapidez y precisión la presencia de vehículos, peatones y otros posibles obstáculos. El AEB está diseñado para ayudar al conductor, mediante la aplicación automática de los frenos, si no responden en una situación de choque inminente, y actualmente existe en tres formatos: Ciudad, Interurbano y Peatones.

Los comentarios estan cerrados.