Tés y cafés

8 mayo, 2017
Texto Marysol Antón

Estas infusiones forman parte de nuestra vida diaria, pero también son grandes atractivos para los viajeros que van tras experiencias gourmet. Conocé los mejores destinos.

OK-Havana-15

El auge de la gastronomía nos ha convertido en consumidores gourmet y, por supuesto, también en turistas que privilegian una buena experiencia del paladar. Por eso, hay destinos que han hecho de sus productos comestibles sus grandes tesoros. Es el caso de Nueva Zelanda, con sus tostadores de café, y de India, China y Sri Lanka, por sus reconocidas plantaciones de té.
Tanto es así que el país de Oceanía acaba de publicar la Guía de los Tostadores de Café, un pequeño libro de 60 páginas, producido por Neat Places Ltd, donde se pueden encontrar los datos de 29 tostadores de cafés especiales en Auckland, Nueva Plymouth, Havelock North, Wellington, Christchurch y Dunedin. Gracias a su tamaño de bolsillo, esta guía es para cualquier persona: “desde principiantes hasta sommeliers de café obsesionados por encontrar el tostado perfecto”, dice Johnny Gibson, de Neat Places Ltd.
En Nueva Zelanda investigan de manera constante cómo mejorar la técnica del tostado. Incluso, en las páginas web se pueden conocer las nuevas tendencias, como el café pepinillos y, claro está, tener los datos de los cafés emblemáticos para no perderse la experiencia de probar un espresso allí.

A toda hora

Festival-en-Pushkar-India-(24)

Lejos de la tradición británica de tomar el té a las 5 o’clock, en destinos como India, Sri Lanka y China se consume esta infusión a toda hora. “Tanto que en India los transeúntes van con sus termos en los que llevan té y lo recargan en distintos puestos ambulantes. En China, en cambio, es sorprendente ver cómo los vecinos se reúnen en las veredas o galerías del frente de sus casas a compartir el momento del té al volver de sus trabajos. Tienen las mesas y la vajilla especialmente preparadas para la ocasión. Un detalle: no se guarda dentro del hogar, sino que se deja junto a la puerta de entrada”, asegura Diego Morlachetti, co-director de la Escuela Argentina de Té.
Otro detalle que sorprende a quien llega a China en busca de conocer el mundo del té son las calles especializadas que se despliegan en cada ciudad. “Es impresionante ver un local al lado del otro. En ellos podés entrar y tomarte todo el tiempo para elegir el té, y una vez que lo hacés te lo sirven. No es posible que lo compres sin antes degustarlo. Incluso en los hoteles hay tea shops. Otro aspecto que llama la atención es la inexistencia de blends”, agrega Morlachetti.

_G9C9901

Pero los destinos especializados en té no terminan aquí. Hay que tener presente siempre a Sri Lanka. Es difícil imaginar lo que le espera al visitante que arriba a Colombo, capital de esta isla productora de uno de los tés más emblemáticos en Europa: el Ceylon. “El aroma de sus tés y su entrañable canela invade el aire constantemente. Con un perfil moderno, la ciudad contrasta amablemente con las poblaciones alejadas donde los colores de la ropa de las mujeres se entremezclan con las verdes praderas sembradas de té”, resume el co-director.

Los comentarios estan cerrados.