Tiempo infinito

27 diciembre, 2017
Texto  María Molinari
Fotos Gentileza de Rolex

Así como nació, bajo los valores de su creador: calidad, pasión y originalidad, Rolex se perpetuó en el tiempo, instalando los más altos estándares de la relojería en el mundo. ¿La línea que no pasa de moda? Oyster Perpetual.

Cosmograph_Daytona_116518LN_008(1)

Hans Wilsdorf, fundador de Rolex, dejó un inestimable legado a la relojería en general y a Rolex en particular. Con 24 años de edad, allá por comienzos del 1900, Wilsdorf se propuso crear un reloj de pulsera tan robusto y fiable como el de bolsillo que se utilizaba en ese entonces. No solo lo hizo, sino que logró afianzar una marca atemporal, clásica y contemporánea al mismo tiempo.
Cada pieza hoy transmite la visión y pasión de su creador. La innovación no interfiere en el sello original y podemos asegurar que los nuevos modelos superan a los anteriores, sin perder la identidad de los primeros que lanzó el mismísimo Wilsdorf.

Datejust_41_126334_PK13(1)
Es el caso de la nueva generación del Oyster Perpetual Datejust 41.
Este reloj nació en 1945 y fue el primer reloj de pulsera cronómetro, automático y hermético. Ahora Rolex lanzó su versión en acero 904L y otra en Rolesor blanco (combinación de acero 904L y oro blanco de 18 quilates), ambas disponibles con una amplia selección de esferas para elegir. La caja, tanto de estas, como de las versiones Rolesor amarillo y Rolesor Everose presentadas en 2016, se rediseñaron de 41 mm y cuentan con el nuevo calibre 3235 de Rolex.

Lady-Datejust_28_279160_PK13(1)
El Oyster Perpetual Lady-Datejust 28 no se queda atrás: se lanzó en los años 40 como la primera versión para mujeres de cronómetro con calendario y en la actualidad continúa su legado de elegancia y funcionalidad en tamaño pequeño —la caja es de 28 mm—, con su relanzamiento en acero 904L y una versión en Rolesor blanco con bisel en oro blanco de 18 quilates.
Para algunas cosas, el tiempo no pasa: los clásicos de Rolex marcan la hora de antes, de ahora y de siempre.

Deportivos, pero no menos clásicos

Oyster Perpetual Cosmograph Daytona. Nacido para la competición, este modelo permite medir una velocidad media de hasta unidades de distancia, 400 millas o kilómetros por hora. Rolex presenta sus tres nuevas versiones: en oro amarillo, blanco o Everose de 18 quilates. Todas están equipadas con el innovador brazalete Oysterflex.

Cosmograph_Daytona_116518LN_PK13(1)
Oyster Perpetual Sea-Dweller. Se trata del legendario reloj de buceo, creado hace 50 años. El nuevo Sea-Dweller cuenta con una caja más grande, de 43 mm, así como con el nuevo calibre 3235, a la vanguardia de la tecnología relojera. Está equipado con la lente Cyclops sobre el cristal para mejor lectura de la fecha. Fue diseñado para regular la presión hasta a 1220 metros, y el bisel giratorio unidireccional permite visualizar los tiempos de inmersión y descompresión con precisión y total seguridad.

Sea-Dweller_126600_PK13(3)Dato curioso

En julio de 1908, Wilsdorf registró oficialmente la marca Rolex en Suiza. Buscaba un nombre corto, que se pudiera pronunciar fácilmente en todos los idiomas, que sonara bien al oído, que fuera fácil de memorizar y que se pudiera inscribir con armonía sobre la esfera. Luego de registrarla tuvo que convencer a los comerciantes de que incluyesen el nombre de la marca y no el del distribuidor. Así empezó de a poco, hasta que en 1926, cuando se lanzó el Rolex Oyster, tomó la decisión de nunca más producir un reloj que no llevara la marca en la esfera, la caja y el movimiento.

Los comentarios estan cerrados.