Tips para una conducción más ecológica

6 agosto, 2013

Por Bárbara Vespa y Lorena Tenuta

Autopistas, rutas, avenidas. La vida en la ciudad está organizada en un complejo sistema de vías para los miles de autos que circulan diariamente (se calcula que más de 800.000 vehículos ingresan por día a la Ciudad de Buenos Aires). Teniendo en cuenta a los agentes contaminantes presentes en los combustibles y al multiplicarlo por la cantidad de autos, es importante realizar acciones para reducir el impacto en el medio ambiente. Algunos consejos simples y efectivos:

  •  Comprá productos con conciencia ambiental.

Actualmente se venden numerosos artículos, desde limpiadores hasta neumáticos. A la hora de cambiar tu auto, verificá qué modelos son más eficientes: examiná el rendimiento del combustible y elegí aquel que tenga dimensiones que se ajusten a tus necesidades.

  •  Planificá el viaje.

Si vas a recorrer menos de cinco kilómetros, elegí caminar, la bicicleta o el transporte público. Si no conocés la ruta a seguir, utilizar un GPS te ayudará a no alargar innecesariamente el camino.

  •  Comprobá la presión de los neumáticos.

Reducís el consumo de combustible y obtenés mejor agarre al pavimento.

  •  Reducí el peso en el vehículo.

Evitá el peso innecesario y, de ser posible, no utilices el portaequipaje, necesitarás mayor cantidad de combustible.

  •  No hace falta calentar el motor del auto antes de empezar a manejar.

En los modelos más nuevos no es necesario, salvo en condiciones de frío extremo.

  • Utilizá el aire acondicionado solo cuando sea imprescindible.

Muchas veces con abrir la ventanilla es suficiente, aireás el auto y no consumís combustible en forma innecesaria.

  •  Acelerá suavemente y mantené una velocidad constante de manejo.

Utilizás menos combustible si aceleras 20 km/h en 5 segundos. Si mantenés una distancia prudente con el auto de adelante, evitás las aceleraciones y desaceleraciones que conllevan un gasto innecesario de combustible.

  •  No mantengas el motor encendido cuando esté el auto parado.

Si mantenés inactivo el motor por más de un minuto, utilizás la misma cantidad de combustible que para volverlo a encender.

  •  Utilizá el frenado del motor.

El frenado natural reduce el desgaste de los frenos y ahorrás combustible.

  •  Compensá las emisiones de carbono que generes.

Si es inevitable utilizar un vehículo, informate sobre formas de compensación de carbono en el hogar, la oficina o el colegio. Algunos consejos son simples: consumí en forma consciente, reducí los gastos innecesarios, ahorrá en energía, incorporá plantas a tus ambientes y árboles a la vía pública.

Fuente: Campaña “Por una conducción más ecológica” de Bridgestone.

Los comentarios estan cerrados.