Travesía hacia el fin del mundo

17 junio, 2014

Atravesando fiordos chilenos y glaciares. La majestuosidad de la naturaleza en todo su esplendor.

texto Daniela Dini
fotos Gentileza Australis

La aventura comienza al zarpar del puerto de Ushuaia. Regresará también a él, tres días después, pero quienes viajen a bordo, ya no serán los mismos. La expedición en el Crucero Australis es tan maravillosa como transformadora. Experimentar la Patagonia en primera persona podría ser la expresión correcta, pero las palabras no son suficientes para describir las sensaciones que se viven cuando se navegan las aguas de los confines del mundo, las mismas que inspiraron y desafiaron a navegantes intrépidos, desde hace siglos.

La particularidad de navegar a bordo de los cruceros Australis es que ofrece todas las comodidades de las grandes embarcaciones, pero suma la exclusividad de que al ser más pequeñas, permiten acceder a los  puntos geográficos que disponen sus particulares rutas, además de brindar una atención y servicio totalmente personalizados.

Explorando
Durante cada jornada, el desembarco se hace en zodiacs, las lanchas que transportan a los diferentes puntos del itinerario. Cada detalle es parte de la aventura a través de la cual se conocerán los puntos más fascinantes de la Patagonia más austral. El espíritu es el de expedición. En cada desembarco, las opciones contemplan la acción a través de trekkings de distintos niveles de complejidad, o bien la posibilidad de disfrutar de la contemplación de estos paisajes únicos.

Sin duda el punto más esperado del recorrido del Australis es la llegada a la Isla de Cabo de Hornos. Declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco en 2005, está ubicada en el archipiélago de Tierra del Fuego y su famoso cabo, es un hito en la historia de la navegación. Está considerado el punto más austral del mundo, fue descubierto en 1616 y durante siglos, resultó una importante ruta de navegación entre los océanos Pacífico y Atlántico, además de un desafío para los más intrépidos navegantes. Si las condiciones lo permiten, se podrá desembarcar en la isla, que es Parque Nacional y Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco. La ruta sigue: más tarde el paraíso espera en la Bahía Wulaia, donde vestigios de los Yaganes, habitantes originarios, transportarán a tiempos ancestrales y permitirán conectarse con la Patagonia más virgen. La siguiente jornada tapiza el paisaje de nieves eternas: luego de navegar el mítico Canal de Beagle, el Australis ingresa al seno Garibaldi, que alberga al imponente glaciar que lleva el mismo nombre. Lo que sigue después es un desfile majestuoso de fiordos y paisajes helados, pasando por la llamada Avenida de los Glaciares. Para cuando la travesía termine, el viajero habrá recorrido 277 millas náuticas y llevará consigo el recuerdo de una aventura inigualable.

 

La vida a bordo del Australis

Con casi 25 años de historia, llevando pasajeros a descubrir la belleza de la Patagonia argentino-chilena, la propuesta de Australis es una experiencia en si misma. Cuenta con gastronomía de nivel internacional y opera con sistema todo incluido, con almuerzo buffet y cena a la carta, además de un bar abierto donde la estrella es el Calafate Sour. A diario hay charlas por parte de los guías que complementan lo que serán las expediciones y suman información sobre la fauna de la zona, geografía, glaciología e historia de esta región de la Patagonia. Si bien se ofrecen diferentes rutas, de entre 3, 4 y hasta 7 noches abordo, la nueva propuesta es el recorrido Ushuaia-Ushuaia, que dura tres noches. Parte desde la ciudad de Ushuaia, atravesando Cabo de Hornos, Bahía Wulaia, Glaciar Garibaldi y Glaciar Pía, para luego regresar al puerto de partida. La ruta se reiniciará con la nueva temporada, a partir de octubre.

 

 

Más info: www.australis.com

Los comentarios estan cerrados.