Una idea, mil diseños

2 julio, 2012

Es una de las tres empresas más importantes en el mundo del calzado. En tan solo 10 años creció y se expandió mundialmente. Le contamos los secretos de Crocs, una firma que con mentalidad joven irrumpió en el sector con innovación y calidad. 

Por Marysol Antón

Con un crecimiento que sorprendió hasta a sus fundadores, la firma Crocs se impuso en el mercado del calzado por su comodidad y funcionalidad. Hoy, a diez años del comienzo de la producción,  es uno de los mayores productores del sector y planea seguir creciendo. Basta mencionar que en 2011 superó, por primera vez en su historia, los 1000 millones en ventas globales. A esto se suma que comenzó a fabricar en el país, declarando un apoyo a la industria argentina y un compromiso con los consumidores locales y regionales. El paulista Gustavo Santanna, director comercial para Latinoamérica, es uno de los hacedores de este gran negocio.

– ¿Planificaron este crecimiento? ¿Lo esperaban?
– Si alguien te dice que lo esperaba, te está mintiendo. Esta es una empresa fundada por amigos de Colorado, Estados Unidos, que buscaban un calzado cómodo para usar en los barcos, que no resbale ni tampoco marque el suelo. Por eso, al principio, solo se vendían en tiendas de artículos para náutica. Poco a poco los clientes fueron ampliando el uso y así evolucionó hasta llegar a estar actualmente en más de 100 países. La gran diferencia es el material exclusivo que las conforma. Se trata de una resina de célula cerrada llamada Croslite que es liviana, ergonómica, de fácil limpieza, no se deforma y resiste a los hongos y a las bacterias.

– ¿La presencia en países tiene importancia para ustedes?
– Nos interesa tener filiales porque así podemos enseñar a los consumidores toda la colección. En la venta a comercios minoristas, nuestros clientes compran unos pocos modelos, por eso la tienda en Unicenter tiene todos los diseños disponibles. Además, con la producción en el país podemos ofrecer mayor variedad a los argentinos.

– ¿Por qué eligieron Argentina para producir?
– Es un país con una mano de obra calificada y con un gran mercado. También es una zona ideal para exportar a naciones limítrofes como Brasil, Bolivia y Chile. Queremos aumentar el impacto para América Latina, sumando a los Estados Unidos, apostamos a hacer productos con valor agregado más alto. Actualmente tenemos fábricas en China, Vietnam, Bosnia, Italia, México, Brasil y Argentina.

– ¿Qué características tiene el consumidor local?
– Viaja mucho y ve los modelos del exterior. Al volver al país busca aquello que vio y así nos ayuda a meter más modelos en el mercado. En cuanto a colores, prefieren los más llamativos, es que somos más latinos. Por eso es que nos interesa producir atendiendo las individualidades de cada país.

– ¿Cómo lograron convertir a las Crocs en un producto de moda?
– Hemos empezado con un modelo y luego la idea fue crear productos exclusivos para mujeres, hombres y niños. Además, es la marca número uno en comodidad e innovación, está entre lo fashion y la practicidad.

– ¿Cuáles son los planes para lo que queda de 2012?
– Esperamos abrir dos filiales más en Capital Federal, y en 2013 crecer en el interior. Sudamérica está creciendo un 20% por año, esto nos acarrea una gran responsabilidad.

– ¿Cómo logra equilibrar vida personal y laboral?
– La empresa tiene una estructura pequeña, integrada por gente joven y con múltiples funciones, pero con un clima laboral relajado. Trabajamos en pantalones cortos y Crocs; esto no significa que sea menos profesional. Nos interesa que los empleados logren ese equilibrio, por eso también tenemos salas con video juegos y organizamos actividades entre todos. También pido que salgan en hora, no hace falta trabajar más de 8 horas, a no ser que sea una semana excepcional. Cada uno debe tener un hobby, irse de vacaciones o al cine; la empresa no cierra porque uno descanse.

Con pasos livianos pero seguros, Crocs conquistó el mercado y se convirtió en una empresa que ofrece opciones de calzado para toda hora.

Los comentarios estan cerrados.